Los partidos de izquierda catalanes constituyen la plataforma “Palmeros del Nacionalismo”

News

Este miércoles se ha presentado en la Casa Elizalde de Barcelona la plataforma “Izquierdistas Palmeros del Nacionalismo” (IPN), que integran casi todas las formaciones de la Izquierda Catalana, desde el PSC a Podemos-Podem, pasando por Iniciativa per Catalunya y Barcelona en Comú, el partido de la actual alcaldesa, Ada Colau.

La encargada de presentar en sociedad la nueva plataforma fue, precisamente, Ada Colau, quien afirmó que la nueva entidad responde a <<una necesidad profunda, casi freudiana, de la Izquierda en Catalunya; una necesidad que además viene de antiguo: desde los tiempos del PSUC”. En su discurso, la alcaldesa no tuvo reparos en admitir que el motivo de la creación de IPN es uno y bien claro: <<No tenemos personalidad propia. Nuestra vocación es ser la muleta, el “tonto útil” del nacionalismo catalán. Nuestra alma es palmera. Yo diría que palmera hasta las trancas>>, remachó, ante un público enfervorizado. <<Pedimos la sustitución de La Internacional por Els Segadors, nos encanta jugar a la puta i la ramoneta con los partidos enteramente nacionalistas para acabar dándoles la razón, nos parece muy bien que un antisistema de la CUP se funda en un abrazo apasionado con un liberal neocon y si tenemos que pedir la emancipación, que sea la de Catalunya, no la del currante. Si eso no es ser un palmero —confesó– ya me dirán ustedes qué es>>.

 

Por su parte, el dirigente de Catalunya sí que es Pot, Lluís Rabell (de soltero, José Luis Franco Rabell), matizó un tanto las palabras de la alcaldesa y afirmó que <<es absolutamente falso que sólo nos preocupe la emancipación del territorio. Nos preocupa también la emancipación del obrero. La del obrero catalán>>. Y dijo sentirse <<dolido>> por el hecho de que ello excluya al resto de currantes hispánicos: <<lamentamos que los trabajadores y trabajadoras de Castellón, de Huesca o de Málaga no entren en nuestros planes. Pero, en última instancia, nos la trae al pairo. Es lo que tiene nacer más allá del Ebro. Se siente…>>.

 

Cerró el turno de intervenciones el líder del PSC, Miquel Iceta. El auditorio, previamente calentado por los discursos anteriores, gritaba enardecido: <<¡Somos palmeros, somos palmeros!>>. Ante tamaño entusiasmo, el dirigente socialista pidió música, y comenzaron a sonar los acordes de Don’t Stop me now, de Queen. El delirio en la Casa Elizalde alcanzó entonces cotas inenarrables. Entre movimientos espasmódicos de cadera, Iceta reivindicó la bipolaridad del PSC, diagnosticada en su día por el eminente psiquiatra británico y presidente del Instituto de Trastornos de la Personalidad de Cambrigde, Steve McGuffin. <<Me gusta el Referéndum, me gustas tú; me gusta Ferraz, me gustas tú; me gusta la Vía Canadiense, me gustas tú; y vuelta la burra al trigo, me gustas tú>>, se le oyó cantar, entre caderazo y caderazo. Los Servicios Médicos acudieron entonces al lugar y el líder socialista fue retirado y sedado convenientemente.

Deja un comentario