La esposa de Donald Trump plagia un discurso de Ada Colau

News

La campaña a la presidencia de los Estados Unidos está aunando todos los requisitos para ser una de las más espectaculares de la Historia. Por si las muchas excentricidades del candidato republicano y la larga lista de turbulencias políticas y familiares de la candidata demócrata no fueran suficientes, ahora el escándalo ha saltado de manera por completo insospechada, alborotando como nunca la actividad de los medios de comunicación estadounidenses: Melania Trump, aspirante a Primera Dama de Estados Unidos, pronunció anoche, en la convención republicana de Fargo, un muy aplaudido discurso enfocado principalmente en la integración de las gentes de <<fuera de nuestras costas, inclusive de fuera de Fargo>>.

Hasta ahí todo estuvo correcto y Melania se veía muy hermosa y felina con su traje blanco de exóticas mangas acabadas en volantes flamencos. El escándalo se destapó muy poco después, gracias a una estudiante de Vich (España), que está haciendo unas prácticas de intercambio en Salt Lake City, ciudad capital de los mormones. La joven reconoció frases textuales del célebre discurso que Colau pronunció el día que al final sí fue a inaugurar la tradicional y multitudinaria Feria de Abril de Barcelona.

<<Yo creo que fue por las mangas del traje —recuerda la joven de Vich—. Esas mangas tan así, you know… Y, sí, tras esa pista recordé el discurso de Colau, colgué en Facebook las coincidencias, and the rest is history… ¡Una bomba informativa! Me están contactando de todas partes del mundo… De Sant Bartomeu del Grau, de Palafrugell, de Prats de Lluçanès, de Mollerussa, ¡de todas partes!>>.

Los medios estadounidenses no hablan de otra cosa, y ya nadie ha vuelto a referirse a “coincidencias”, sino que directamente se acusa de plagio. Hay párrafos que son exactos. También las sonadas omisiones y los poco discretos sobrentendidos. Melania Trump decía en Fargo: <<Estados Unidos es una tierra de acogida: alemanes, nórdicos, canadienses, australianos, holandeses siempre han sido bien recibidos en este bello país>>, pero no dijo nada de ¡los mexicanos!, precisamente la nacionalidad con la que su marido ha querido representar a todos los inmigrantes de Hispanoamérica, y con cuyas afirmaciones xenófobas se dio a conocer. Ada Colau, en la Feria de Abril, dijo: <<Cataluña es una tierra de acogida: marroquís, senegaleses, pakistaníes, argentinos, refugiados sirios…siempre han sido bien recibidos en este bello e industrioso país sin subsidios del PER>>, pero nada dijo Colau del resto de los inmigrantes latinoamericanos, ni de los españoles de otros partes de España —y sus hijos y nietos— que vinieron a trabajar a Cataluña en los años 50 y 60, y aquí son considerados inmigrantes.

<<Lo único que se les pide es que dejen lo malo por lo bueno —continúa Melania—: que se olviden de su lengua y aprendan inglés, que es el idioma más importante del mundo>> (Colau: <<Lo único que se les pide es que dejen lo malo por lo bueno: que se olviden de su lengua —y si, por lo que sea, por motivos de colonización, o de franquismo o de baja autoestima, su lengua es el castellano, que lo olviden— y aprendan el catalán, que es el idioma más importante del mundo en cuanto a la calidad de sus hablantes>>).

<<No es cierto que no nos gusten los inmigrantes —siguió Melania—, los que no nos gustan son los mexicanos…>> (Colau: <<No es cierto que no nos gusten los inmigrantes, los que no nos gustan son los hispanohablantes>>). <<No todos los mexicanos son iguales, tal vez la gran mayoría, pero no todos: uno de mis jardineros es mexicano y habla inglés muy bien, se olvidó por completo del español y no puede ni ver una bandera de México…>> (Colau: <<Y no todos los hispanohablantes son franquistas, tal vez la gran mayoría, pero no todos: mi primer teniente de alcaldesa tiene alguna raíz argentina —se apellida Pisarello— y habla catalán no peor que Montilla, se olvidó por completo del español y no puede ni ver una bandera española en el balcón del Ayuntamiento, porque se pone loco de furia>>.

Es larga la lista de imposibles coincidencias entre ambos discursos, pero se trate de un plagio consciente o no, Melania Trump era lo único que faltaba para garantizar la diversión en la carrera presidencial estadounidense.

Deja un comentario