Pablo Iglesias hospitalizado por depresión

News

El PP, dispuesto a “sufragar íntegramente” los gastos derivados de su tratamiento.

Pablo Iglesias ya no es el que era. Aquel joven ambicioso, rebelde y un punto arrogante, que parecía comerse el mundo, lleva prácticamente desaparecido de la escena pública desde las últimas elecciones. Si tras el descalabro electoral de Podemos, informábamos de que se había retirado 40 días al desierto de Tabernas (Almería) para meditar sobre los errores (de los demás, claro), ahora la noticia es que la “reflexión” ha dado paso directamente a la depresión. Pablo Iglesias se halla internado en la clínica Puerta de Hierro (Madrid), aquejado de un profundo síndrome depresivo. “Creemos que su dolencia se llevaba gestando hace tiempo, desde antes de las elecciones”  -explica Michael McGuffin, psiquiatra y jefe del departamento de Desórdenes de la Personalidad- “pero en su caso sin duda han sido determinantes el no haber conseguido el sorpasso y la pérdida de más de un millón de votos respecto a las elecciones del 20-D”.  “Sin embargo” -continúa- “en todos estos procesos hay un hecho puntual, un detalle al parecer sin importancia, pero que desencadena de golpe el síndrome depresivo que se ha ido larvando: en el caso de Iglesias fue el comentario vaya mierda de resultados, que hizo una militante en la noche electoral. Una frase espontánea, de acuerdo, pero desafortunada. Al oírla, se derrumbó. Literalmente”. McGuffin asegura que el paciente tiene cura, pero aventura una larga temporada de recuperación. “Iglesias es joven y ambicioso. Volverá a la palestra, porque así es su personalidad. Pero costará. Sobre todo porque lo ha intentado todo: ha sido transversal, anguitista, socialdemócrata y hasta se ha coaligado con Izquierda Unida, a la que antes detestaba. Lo ha intentado todo, y todo le ha salido mal. Si no atajamos la dolencia a tiempo, el paciente puede acabar cayendo en un bucle depresivo, en una especie de día de la marmota donde siempre fracasa. Esto sería nefasto”. Pero aún hay más: al parecer, la depresión del líder de Podemos es un caso único en el mundo, digno de estudio, según acaba de revelar la prestigiosa revista científica Science. “Hasta ahora no teníamos constancia de depresiones contagiosas. Las depresiones no son víricas”  -afirma Constance Mcfly, neuróloga, en su artículo ¿Existe el Síndrome Depresivo Podemita (SDP)?– “pero en el caso de Iglesias, su depresión se ha extendido a toda su formación, a todos los miembros de su partido, uno tras otro. Todos parecen aquejados de los mismos síntomas: astenia legislativa (no han presentado ni una sola iniciativa legal desde que se constituyó el Congreso) y autismo mediático (desaparición de las tribunas de los medios de comunicación). Mientras el PSOE, por ejemplo, ha presentado ya nada menos que 118 iniciativas legislativas y ERC, 27, Podemos no ha presentado ni una. Cero patatero”. “Es un caso muy grave y atípico de depresión post-electoral”  -concluye- “e, increíblemente, se ha tornado contagiosa. Se ha replicado”.

El gobierno en funciones, por su parte, ha tomado cartas en el asunto. Aparte de incluir el “Síndrome Depresivo Podemita (SDP)”, como ya se lo conoce en la terminología médica, en el listado de Enfermedades Raras y Tropicales (ERT), ha ordenado, puesto que se trata de una enfermedad contagiosa, crear los anticuerpos correspondientes y desarrollar una vacuna. “Porque cualquier día el batacazo nos puede pasar a cualquiera de nosotros, oiga”, declaró Mariano Rajoy. Además, el presidente en funciones adelantó una primicia: el Estado se hará cargo de todos los gastos médicos y de hospitalización. “Este gobierno correrá con todos los gastos del tratamiento del señor Iglesias. Un tipo que jode a Pedro Sánchez en la forma en que sólo lo jode él, hay que mantenerlo a flote como sea”.

4 comments

  • Todos los ciudadanos españoles tienen una depresión porque sus mentes no llegan s comprender la presunta diarrea mental de algunos mandamases.
    Fabuladamente, tres o cuatro gatos» que se arañan entre sí pero no sangran pero los ciudadanos tienen todos una grave hemorragia en sus doloridos corazones y alma.
    Presuntamente, visto lo visto, a la vista está, las Alcaldesas y Alcaldes tienen su Ley particular y hacen o deshacen lo que les sale a ellas y a ellos de la «entrepierna».
    Las CC.AA con las presidencias al frente tienen otra ley distinta a la de los Ayuntamientos y los listillos y las listisllas de turno que salieron de unas «listillas» aplican esa ley distinta pero que sale también de las «entrepiernas» respectivas.
    Ayuntamientos y CC.AA’s se pasan por el mencionado «arco del triunfo» la Ley Suprema de evidente «Rango Superior»
    Habría que preguntarse y que alguien responda:
    ¿Qué leyes tienen prioridad y cúales deben acatarse o no acatarse?
    ¿Qué coño pasa en nuestro país que ocurre «de tó y nunca pasa ná de ná»?

Deja una respuesta