Geografía preparatoria para una secesión

Ben Trovato, Okupas Ilustrados

Cuando Lenin intentó «autodeterminar» a Rosa Luxemburg con sus escritos al respecto, se dio un garbeo por Polonia, Austria, Hungría, Italia, Irlanda, y los Balcanes, y muchísimo años más tarde, nosotros, rojos y devotos lectores, con aquello mal leído, aprendimos algo de historia y de geografía, a la par que nos hicimos un buen lío.

Luego algunos nos contaron cosas de los Països Catalans, del 11 S, y de Euskalerria, y como estábamos viviendo con el horror de Argelia, y justo después el de Vietnam, pues ¡hala! aprendimos algo más de una determinada geografía, y de historias colonialistas…y ¡ay¡  pasamos a ser, bobaliconamente, leninoautodeterministas «de los pueblos y naciones del Estado español»…

¿En qué punto está (p.e. en Cataluña) cada uno, ahora, después de tantos servicios de mamporrero al etnicista nacionalcatalanismo, y después de tanto ridículo…? Pues ya se va viendo, pero parece que todavía existe entre nos/vos (otros) los rojos «del Estado español» la pulsión a «aprender» nuevas geografías y nuevas historias; de modo que si Escocia, que si Canadá, que si Kosovo, que si el «Brexit»…

Y, mientras tanto, en ESADE y en el IESE (aquí, a casa nostra, sin ir más lejos…) aprendiendo, no ya geografía e historia, si no a fer molts caler$ para disfrutarlos una oligarquía bien lustrada y nostrada; y en el IEC, y en Òmnium, y en TV3, y en el sumsumcorda de Cataluña, practicando un uso segregador de la cultura i de la llengua, que también proporciona prou caleron$ a una beneficiada mesocracia clasista y a una neoaristocracia funcionarial.

Y en vez de que los rojos y las rojas «cojamos ese toro por los cuernos» (con perdón de los antitaurinos a la violeta) para intentar frenarlo y tumbarlo (como los forcados), pues no, parece que un extraño imperativo conduce a muchos de los «nuestros» a seguir con el prêt à porter de la geografía presecionista aquella; y esta temporada parece «que se lleva mucho» el Canadá.

Pues bien, yo esos «calzones», o esos «refajos» geográficos, ya no me los «pongo» ni los aguanto más. Que conste.

El Columnista Federal

16.09.2016

 

Deja una respuesta