El IBEX35 ordena dinamitar el PSOE ante el riesgo de que se convoquen nuevas elecciones

News

Ante la irracional obstinación de Pedro Sánchez, que parece haberse tomado absurdamente en serio su papel como líder de la oposición y dirigente de un partido supuestamente obrero, y estar dispuesto a no dejar gobernar a un equipo tan serio y tan responsable como el del PP de Mariano Rajoy, que tanto bien ha hecho al país con su acertada política de recortes sociales y de sano estímulo a la economía, repartiendo cajas “A”, “B” y “C” por todo el país, y que además había ganado clarísimamente las últimas elecciones (con un holgado 30% de los votos, que deja en mantillas al ridículo 70% que han obtenido los partidos de la oposición, y con un insignificante 30% de abstención de votantes cabreados y desencantados), el IBEX 35, grupo que engloba a todas las grandes empresas más importantes del país, no ha tenido más remedio que tomar cartas en el asunto, y ayer jueves 29 de septiembre envió por fin a la sede de la Calle Ferraz a un comando de kamikazes, compuesto por 17 miembros del Comité Federal al mando de Susana Díaz, equipados todos ellos con cinturones explosivos y dispuestos a dinamitar el edificio del partido con su secretario general dentro.

“Ya sabemos que es un suicidio político”, argumentaba la líder del PSOE andaluz en un vídeo que ha sido inmediatamente difundido por la cadena Al-Jazeera y por 13 TV, en el que se la veía fuertemente armada y ante un retrato de tamaño superior al natural del ex-presidente Felipe González, “y que en las próximas elecciones quedaremos prácticamente reducidos a la nada. Pero también sabemos, con la luz que proporciona la Fe verdadera, que nuestro sacrificio no será en vano, y que seremos generosamente recompensados en la Otra Vida. Concretamente, en la gran vida que comenzaremos a pegarnos todos dentro de cuatro años, cuando nos coloquen como asesores de Iberdrola, Endesa y Gas Natural”.

Por su parte, los representantes de la Gran Patronal han confirmado que no podían quedarse de brazos cruzados ante la perspectiva de unas nuevas elecciones que creasen incertidumbre para los inversores y desconfianza en los mercados; y aún menos ante la ciertamente improbable, pero en cualquier caso escalofriante amenaza de un hipotético gobierno de coalición de Pedro Sánchez con Podemos e Izquierda Unida que pusiese en peligro todos los grandes avances conseguidos en la domesticación de la clase obrera durante los últimos treinta años. “Nunca olvidaremos los impagables servicios que el PSOE nos ha prestado en el pasado, anulando a los sindicatos, privatizando empresas públicas y convirtiendo el mercado laboral en una riquísima merienda de negros. Pero los partidos políticos no son más que simples herramientas y, cuando dejan de ser útiles, hay que saber prescindir de ellas y buscarse otras nuevas. Y, con un poco de suerte, no tardaremos demasiado en conseguir que Podemos aprenda a desempeñar con eficiencia  lealtad el importante papel que durante todos estos años ha estado cumpliendo el PSOE”.

3 comments

Deja una respuesta