Artur Mas: “Hay que irse de España porque es un país de corruptos y de recortes, no como el nuestro”

News

Artur Mas parece haberse retirado de la primera línea de la política, pero al igual que otros ilustres “jarrones chinos” (como Felipe González) nunca se ha ido del todo. Desde la sombra, Mas ha estado muy presente en el proceso de refundación de su partido, la antigua Convergència i Unió, hoy rebautizada con el bonito nombre de Partido Demócrata Europeo Catalán (PDEcat). El exlíder de la formación rompió recientemente su silencio y, como es habitual en él, lo hizo de manera contundente, sin lugar a equívocos. “España es un país de corruptos, no como nosotros. Por eso hay que irse”. “Es más” -continuó- “también es sinónimo de recortes salvajes en Educación y Sanidad, además de padecer una profunda desigualdad social. Y su receta para salir de la crisis ha sido devaluar los salarios y suprimir pagas extras a los funcionarios. También es un país que vota sistemáticamente a la derecha más recalcitrante y cuya vida política parece un vodevil”.

Frente a este “desastre de país”, Artur Mas opuso el ejemplo de Cataluña: “Pese a que la derecha estuvo gobernando durante 23 (veintitrés) años, en la persona de mi querido e inolvidable Jordi Pujol, somos un país progresista. Y jamás hemos puesto en práctica recortes en Educación y Sanidad, para lo cual tampoco hemos contado con el apoyo de un histórico partido de la izquierda (ERC). ¿Y qué decir de nuestros funcionarios? Nunca recurrimos a medidas tan traumáticas como quitarles la paga extra”. Asegura, además, que la sociedad catalana posee una “envidiable igualdad social”, aunque admite que siempre hay “pequeñas bagatelas y contratiempos” como los miles de personas desahuciadas cada día por impago de hipotecas, por ejemplo.

Finalmente afirmó que “no hay punto de comparación” entre la clase política de Madrid y la catalana: “Casi un año de gobierno en funciones… El PSOE en proceso de autodestrucción… Podemos y PSOE acuchillándose cada día, anteponiendo su lucha por la hegemonía de la izquierda a los intereses generales del país… España es un país bananero”. Y una vez más, puso a Cataluña como ejemplo: “La actitud de los principales partidos catalanes (Junts Pel Sí y CUP) es un reflejo de la sociedad a la que representan: espíritu de servicio, civismo -oh, cómo me gusta esta palabra-, sin chantajes, sin pasteleos, sin sectarismos, sin personajes estrafalarios… Y, sobre todo, con un profundo respeto a la ley y a las sentencias que de ella emanan. La política catalana es el mismísimo seny convertido en política”.

Por último, Artur Mas respondió “a las lenguas de triple filo… unionistas, por supuesto” que ven un “enorme” paralelismo entre Donald Trump y Gabriel Truhán: “Están en las antípodas. Nadie puede creerse eso. Truhán es una persona educada y respetuosa, que trata al rival político con un tacto y una exquisitez que ya quisiera para sí el vulgar, soez y casposo Donald Trump. Además es más elegante. El negro le sienta muy bien”.

Deja una respuesta