Grabiel Truhán, “El Charneguito de Santako”, se pasa al cante jondo después de su paso por la tauromaquia.

Charnego aMontillado 2016, Galería, News

Después de su fugaz paso por la tauromaquia, donde tomó la alternativa de la mano de los grandes mataores soberanistas Carles Puigdemont “El Cocomocho del Ampurdán”, y Oriol Junqueras “El Ojitranco de Sant Vicenç”, la estrella revelación del independentismo de extrarradio, Grabiel Truhán, alias “El Charneguito de Santako”, ha decidido pasarse a mundo del cante jondo aprovechando su innegable parecido con el joven cantaor Miguel Poveda.

“Éste era un campo que había sido muy poco explotado”, afirmó el polifacético y multihabilidoso indepediputado. “Pero ya no estamos en la época de las Olimpiadas del 92, en las que los jóvenes independentistas de entonces, que son los tiets y tietas del Procés de ahora, abucheaban en el Estadio de Montjuïc al cuadro de cante y baile flamenco pero luego aplaudían a rabiar a Los Manolos cantando el All My Lovin’. Ahora los barandas del CatDem y la ANC ya saben que sin nosotros, los charnegos, no les salen los números ni para el referéndum ni para nada de nada, así que están dispuestos a colocarles la estelada en la peineta hasta a la Macarena y a Virgen del Rocío, si hace falta y si se dejan.”

En su debut ante un entregado público en el prestigioso tablao flamenco “El Allioli Asalmorejado” de Cornellà de Llobregat, el prometedor cantaor-tertuliano-diputado interpretó diversas versiones y adaptaciones de grandes maestros de la talla de Camarón de la Isla y Juan Peña El Lebrijano, como “La Leyenda del Referéndum”, “Romance de Artur Mas el Amargo”, “Tangos de la Ferrusola”, o “Yo soy Gitano, pero Indepe y Republicano”.

Entre el público se pudo ver también a insignes figuras del independentismo subvencionado charnego de toda la vida como el veterano Justo Molinero, al que las concesiones de radiofrecuencias por parte de la Gene le salen hasta por las orejas desde que se hizo amiguísimo del honorable Pujol hace ya algunos años, y que aprovechó el evento para reconciliarse con Truhán, al que decían que habría llamado “gilipollas” en un arranque hace pocos meses. “Eso fue una tontería y un pronto, no tiene importancia ninguna. Total, ya sabemos que no hay dinero para paliar la pobreza energética y cosas por el estilo, pero a los que sabemos estar con los que mandan, las subvenciones nunca van a faltarnos. No vamos a pelearnos por esas tonterías”.

Deja una respuesta