Garganté se amputa un dedo guillotinando fotos de Felipe VI

News

El concejal monta un pollo por la negativa del INSS a reconocerle la baja por accidente laboral

El concejal cupaire Pep Garganté, más conocido en círculos políticos como “El Skin del Ayuntamiento”, sufrió el pasado lunes la amputación traumática de una falange de su mano izquierda, la misma en la que lleva tatuada la palabra “odio”, mientras él y su compañera de grupo municipal, la flequillo guaraní María Rovira, guillotinaban una foto de Felipe VI para grabarlo en un vídeo y difundirlo por las redes sociales. La performance de los dos ediles catabertzales tenía por objeto solidarizarse con los últimos detenidos por no presentarse a declarar ante el juez, tras haber quemado fotos del Rey durante la última Diada.

Garganté fue rápidamente trasladado al Hospital de referencia más cercano, donde se hizo todo lo posible por reimplantarle el dedo más o menos en el mismo sitio donde lo tenía, y pasando para ello por delante de las varias docenas de ancianos que se hacinaban por los pasillos de Urgencias como viene ya siendo habitual en la Sanidad Pública catalana. La concejala Rovira, por su parte, hubo también de ser atendida con tranquilizantes y terapia psicológica a causa del shock sufrido tras el percance de su compañero, entre grandes gritos y aspavientos contra el Estado Español invasor y franquista y contra el poder alienante y opresor del heteropatriarcado.

Garganté tramitará una pensión como mutilado de guerra ante la futura República Catalana independiente

El concejal, que ya había adquirido una notable popularidad por sus habilidades rompiendo cámaras a puñetazos, lanzando amenazas a diestro y siniestro, y amedrentando a médicos forenses por teléfono, organizó al día siguiente un pollo de los que nos tiene acostumbrados ante las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social, al conocer el dictamen negativo de los Servicios Médicos a tramitarle la baja por accidente laboral ante el Ayuntamiento de Barcelona. Tras el incidente, sin embargo, recogió toda la documentación y la pasó por el Registro, con la finalidad de poder tramitar más adelante una pensión como mutilado de guerra ante la futura Seguridad Social de la República Catalana independiente.

“Las generaciones venideras erigirán sin duda un monumento en recuerdo de mi heroicidad y sacrificio, quizá al lado mismo del de Rafael de Casanovas”, afirmó el rapado y barbado concejal cupaire un poco más tarde ante las preguntas de Charnego News. “Al fin y al cabo, él tampoco murió durante su gloriosa acción defendiendo las libertades nacionales de Cataluña, sino que se recuperó de sus heridas, fue perdonado por el Rey, y envejeció siendo un abogado rico y respetable. Y yo a abogado no sé si llegaré, a pesar de los méritos que tengo para ello, pero como mínimo algún puesto como portero de discoteca siempre tendré garantizado”.

One thought on “Garganté se amputa un dedo guillotinando fotos de Felipe VI

Deja una respuesta