La presidenta de Coca-Cola España, Sol Daurella, hija y nieta de franquistas, “ficha” por el independentismo

News

Artur Mas y Sor Lucía protagonizarán el próximo anuncio navideño de Coca-Cola

La presidenta de Coca-Cola Iberian Partners (la antigua Coca-Cola España), la multimillonaria catalana Sol Daurella, ha anunciado que el próximo spot navideño de Coca-Cola lo protagonizarán sus amigos independentistas Artur Mas y Sor Lucía Caram, como respuesta al contra-spot difundido estas Navidades en Internet por las trabajadoras en lucha de la planta embotelladora de Fuenlabrada (conocidas como “Las Espartanas”), y titulado “Navidad sin Coca-Cola”.

El conflicto de Coca-Cola en Fuenlabrada se arrastra desde enero de 2014, cuando la multinacional decidió cerrar cuatro de sus plantas embotelladoras para reestructurar la producción y aumentar así sus ganancias, tras fusionar varias de sus concesionarias, y planteó un ERE que dejaba sin trabajo u obligaba al traslado forzoso a más de 1.100 trabajadores en toda España.

Dicho ERE fue declarado nulo por la Audiencia Nacional en 2014 y por el Tribunal Supremo en 2015, declarando ambas instancias la obligación de readmitir y reintegrar sus salarios a los trabajadores despedidos. Sin embargo, la multinacional norteamericana ha decidido hacerse la sueca ante las citadas sentencias, y muchos de los trabajadores siguen a día de hoy sin haber recuperado sus puestos de trabajo.

Coca-Cola se identifica con el espíritu de la Navidad, pero condena a la precariedad a sus trabajadores

Por ello, “las Espartanas” decidieron declararse en huelga de hambre el pasado mes de noviembre y divulgaron el mencionado contra-anuncio, en el cual denuncian la hipocresía de una empresa que se identifica a sí misma con el espíritu de la felicidad navideña (e incluso impuso sus colores corporativos, rojo y blanco, a la clásica imagen de Papá Noel), mientras ignora por completo los más básicos derechos de sus trabajadores, a quienes precariza y somete a acoso.

Curiosamente, y al mismo tiempo que las Espartanas ponían en marcha su campaña, el pasado 25 de noviembre se hizo pública también la noticia de la designación de Sol Daurella como miembro del consejo consultivo del Diplocat (Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña), un organismo creado para buscar apoyos al Procés soberanista en el extranjero y dependiente del Conseller de Relaciones Exteriores de la Generalitat, el Geyperman Raül Romeva. En dicho consejo asesor participarán también diversas figuras como la cocinera Carme Ruscalleda, el ex conseller de Economía Andreu Mas-Colell, o la conocida y televisiva monja Sor Lucía Caram, de quien se dice que ha partido la idea de protagonizar el próximo anuncio navideño de Coca-Cola en solidaridad con Daurella, su nueva compañera de fatigas independentistas.

Según nos han informado fuentes próximas a la productora que prepara ya el mencionado anuncio, en él se ve a Sor Lucía entrando por la ventana de la mansión de los Mas-Rakosnik, disfrazada de Papá Noel con barretina catalana, y ofreciéndole una botella de Coca-Cola bien fresquita a un Artur Mas lleno de preocupaciones por la marcha del Procés y las ingratitudes de la CUP. Mas, entonces, levanta la vista y le dirige a la pizpireta monjita una seductora sonrisa, lleno de tierno agradecimiento. “También habíamos pensado en que apareciera el conseller Romeva”, nos dijo el director del anuncio, “pero al final lo hemos descartado porque no queremos que nadie lo confunda con uno de Don Limpio – Mister Proper”.

“Lo mejor de ser independentista es que puedes hacer como Forcadell, Homs, y el resto de Convergència, y pasarte por el forro las sentencias de tribunales españoles. Que una no es tonta, jolines, y en algo tenía que notarse la licenciatura de ESADE y el master en Finanzas por Berkeley.”

Al preguntársele si su entrada en política tenía algo que ver con sus peripecias judiciales, Daurella contestó: “No hago más que imitar a mi buen amigo Artur Mas, a quien, cuando los perroflautas del 15-M se le echaron a la calle para protestar contra sus políticas sociales, y no le dejaban al pobre ni entrar en el Parlament tranquilo si no era en helicóptero, se le ocurrió la brillante idea de sacarse de la chistera el conejo de las esteladas y del independentismo y, en un tres-i-no-res (o sea, en menos que canta un gallo) pasó, de ser “el rey de los recortes”, a convertirse en el Campeón de las Libertades Nacionales de Catalunya”.

“Y además, lo mejor de ser independentista es que puedes hacer como Carme Forcadell, Quico Homs, Irene Rigau, y el resto de la plana mayor de Convergència, y pasarte por el forro de los cojincillos todas las sentencias judiciales de tribunales españoles cuando no te convengan. Que una no es tonta, jolines, y en algo tenía que notarse que mis papás me pagaron la licenciatura de Empresariales en ESADE y el master de Finanzas en Berkeley”, añadió en exclusiva la empresaria para los reporteros de Charnego News.

Sol Daurella es nieta del empresario falangista Santiago Daurella Rull, a quien el propio Franco en persona otorgó la primera concesión de Coca-Cola España en 1951 (en cuanto el dictador se convirtió en amigo de los americanos, al iniciarse la Guerra Fría), y la medalla de Oro al Mérito al Trabajo en 1968. Y su padre, Josep Daurella Franco, compartió francachelas y palco en el Círculo Ecuestre con otras destacadas figuras franquistas de la época como Juan Anatonio Samaranch, el conde de Godó o el alcalde Porcioles.

Con su paso al independentismo, la empresaria Daurella demuestra que el gran capital oligopolista también tiene sus sentimientos y su corazoncito, y que a las empresas multinacionales grandes les gustan los estados nacionales pequeñitos, que siempre son más fáciles de manejar que los grandullones y poderosos.

Deja una respuesta