El bus de la charnegofobia llega a Barcelona

News

“Como se acerquen por Santako, no les va a quedar una ventanilla entera”, ha afirmado Grabiel Truhán

Aprovechando el éxito publicitario que el colectivo ultracatólico “Hazte Oír” ha obtenido gracias al escándalo de su famoso autobús transfóbico, que ha estado circulando estos días por Madrid y otras ciudades con el lema “Los niños tienen pene, las niñas tienen vagina, y Arnold Schwarzenegger es un poli de guardería con dos pares de cojones”, el colectivo charnegofóbico “Koiné” ha decido también poner en marcha una campaña de características similares, pero para denunciar lo que ellos consideran la intolerable españolización imperialista de Cataluña.

El colectivo, formado por un grupo de escritores, traductores, filólogos, y miembros de otras profesiones y gremios subvencionados desde siempre y con generosidad por la Generalitat de Catalunya, llevan tiempo combatiendo con denuedo hasta el menor vestigio de bilingüismo de los que puedan aún encontrarse, ocasionalmente, por tierras catalanas. Y, para su actual iniciativa,  ha optado por fletar un autobús sobrante de los que moviliza habitualmente la ANC para sus performances judiciales o para la ya tradicional de La Diada, y lo ha decorado con grandes carteles en los que puede leerse: El català de debò és el que parlem a Girona, i a Can Fanga balbotegen una merda que no hi ha Déu que l’entengui (“El catalán de verdad es el que hablamos en Gerona, y lo que chapurrean en Can Fanga [término despectivo referido a Barcelona] es una mierda que ni Dios la entiende”).

El  eslogan, asimismo, va acompañado por el dibujo esquemático de dos muñequitos, uno tocado por una inconfundible barretina, y el otro por un aflamencado sombrero cordobés, que además toca la guitarra recostado en una tumbona.

El autobús ha iniciado su periplo por diversas localidades del norte y centro de Cataluña, donde ha sido recibido con flamear de esteladas y entusiásticas ballades de sardanes, y el colectivo ya ha anunciado desde las redes sociales su próxima llegada a Barcelona y a otros municipios del área metropolitana.

Rápidamente se han movilizado contra esta campaña otros diversos grupos y entidades, las cuales han considerado que el lema elegido por “Koiné” podía considerarse como una clara incitación al odio intercomarcal y a la xenofobia barcelonofóbica. Entre estos grupos destaca el colectivo independentista castellanohablante “Súmate”, cuya cara más visible, el glamuroso y achulapado diputado Grabiel Truhán, ha asegurado, hablando como hace él siempre, muy despacito, y vocalizando bien para que se le entienda: “Como el autobús ese de los Koiné aparezca por Santako, no le va a quedar una ventanilla entera. Ya estoy yo preparando los tochos para en cuanto lo veamos venir.”

Preventivamente, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ya ha anunciado la próxima inmovilización del citado autobús, mediante el ingenioso procedimiento de enviar a la Guardia Urbana para obligarle a circular únicamente por autopistas de peaje; con ello se espera la inmediata desmoralización de los promotores, salvo que consigan a última hora alguna partida suplementaria de fondos suministrada por el PDeCAT, a cargo de las comisiones del 3%.

Deja una respuesta