“Pido Unidad y Humildad. Mírenme a mí: que se me caiga el pelo si no soy humilde”

News

Tras barrer en el congreso de Vistalegre II a su rival, Íñigo Errejón, el líder indiscutido de Podemos, Pablo Iglesias, pide al partido “Unidad” y “Humildad”. Todo un detalle.

La conclusión del Congreso de Vistalegre II ha sido contundente: Iglesias ha barrido a su oponente, Íñigo Errejón. Se ha impuesto, por tanto, la visión más combativa del partido frente a la línea más pactista. Ello no ha sido obstáculo para que tras su victoria, el líder ya indiscutido de Podemos hiciera un emocionante llamamiento a la concordia. En un tuit fechado el 12 de febrero, Iglesias decía: “Tanto yo como SG y el CCE salimos de Vistalegre II con un mandato claro: unidad y humildad. Muchas gracias”. Una declaración que casa a la perfección con la personalidad de Iglesias que, como todo el mundo sabe, se caracteriza por esa humildad franciscana de la que siempre ha hecho gala: “Pido Humildad porque fui humilde en su momento cuando puse como condición para formar gobierno con el partido socialista que se cediera a Podemos las carteras de Interior, Defensa, Economía, Educación, Sanidad y Servicios Sociales. Aparte, claro está, de la vicepresidencia del Gobierno para mi humilde persona. Sin olvidar la supervisión y control del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el Centro de Investigaciones Sociológicas (CSI) y el Boletín Oficial del Estado (BOE). Esto, esto es humildad”.

No contento con esta prueba irrefutable de su talante, Iglesias siguió abundando en el tema: “Pese a las campañas dirigidas por la Prensa vendida al Ibex35 (aunque bien que me promocioné gracias a la cadena La Sexta, pero bueno, eso “ahora no toca”, como decía Pujol), no se puede negar mi mansedumbre. Vean, si no, la generosidad de que he hecho gala al expulsar a Errejón del escaño que está a mi lado, relegarlo a la fila de atrás, y colocar en su lugar a mi nueva novia, Irene Montero. Yo creo que es casi imposible encontrar más humildad en una figura histórica, como no sea Jesucristo o su digno seguidor, San Francisco de Asís”.

En su alegato por la humildad, el líder de la formación morada siguió dando ejemplos personales de su entrega a esta virtud cristiana. “Acuérdense de cómo contesté a la periodista Ana Romero, adjunta al director de El Español, cuando me preguntó por los temores internacionales a que en España se conformara un “gobierno de perdedores” y por los DVD de la Serie “Juego de Tronos” que le regalé al camarada-rey Felipe VI. ¿Se acuerdan? Es que todavía tiemblo de emoción cuando lo recuerdo: “Bonito abrigo de pieles trae usted”.

La lista de actos de humildad y contricción de Pablo Iglesias se prolongó durante más de tres horas. “¿Y se acuerdan del trato exquisito que dispensé a los periodistas en aquel acto en la Universidad Complutense? ¿Se recuerdan que les dije“Veo el miedo en vuestros ojos”? ¿O cómo le espeté al periodista de El Mundo, Álvaro Carvajal, que tenía “cara de epistemólogo”? ¡Y sin embargo, los periodistas acabaron abandonando la sala en protesta por estas frases, tan respetuosas, por otra parte, con la libertad de prensa! ¡Hay que estar bien comprado por el capital para actuar así, para no ver la humildad en mis palabras!”.

Llegó la noche y el listado no acababa. “Sé que estáis cansados pero tened en cuenta que sólo una vez en la vida nace un Pablo Manuel Iglesias Turrión”. Y a las acusaciones de que se trata de un ególatra arrogante, el líder de Podemos lo tiene claro: “En verdad, en verdad os digo que, como dicen mis seguidores en Internet, cuando en el mundo aparece un verdadero genio, puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran contra él”. Y remató con estas palabras enigmáticas: “Y ya se sabe cómo acaban los necios: Tania, Íñigo, Sergio Pascual”.

Deja una respuesta