La manifa de SCC contra el Procés

Farragüas, Los Pijoaparte

De cervezas por la Catedral

Ayer me fui de mani, con los de Societat Civil Catalana. Me lió el Faneca –Tío, vente a dar caña a los “catalufos” esos del Procés– insistió.

– A mí no me líes con esa gentuza del aguilucho –le dije.

– ¿Qué dices, ¡maricón!? Ahí no hay fachas, los fachas aquí llevan la estelada –me soltó a la cara con expresión iracunda.

– ¡Vale, vale! No te sulfures, primo.

Y como me dijo que hasta habría banderas republicanas y que encima las birras las pagaba él, pues me apunté.

Había tantas banderas rojigualdas que tal parecía una manifestación de CCOO o UGT, mucha bandera catalana y española, cuatribarradas y bibarradas, más o menos parecidas. Cierto que no vi ninguna con el aguilucho, aunque sí más de una con el toro de Osborne.

Mas que aguilucho un buitre parecía el Faneca, que no paraba de repartir besos y abrazos a todas las tías que podía y se dejaban, conocidas y desconocidas; tiene un palique y una habilidad que ha mejorado con los años; empieza hablándoles del Procés y acaba citándolas a cenar. No, si al final hasta me apunto a estos de SCC, las gachís que por allí circularon estaban buenas, olían a limpio y encima sonreían, cosa nada habitual en esta ciudad amargada.

No sé cómo ni porqué acabe con una bandera republicana en la mano; me la pasó una rubia que me contaba sus orígenes políticos en EUiA y su cabreo con el Nuet –a ése le conozco bien y ya hablaremos de él–. Lógicamente yo asentía y coreaba lo que un tío grandote y con vozarrón atronaba: “Catalans, visca Espanya” y “Españoles, viva Cataluña”. Total, que entre grito y grito intercambiamos los teléfonos… los números. Y lo que tenga que ser será.

La rubia no iba sola: participaba en un grupito que tenían todos pinta como de intelectuales, de esos que leen mucho pero ligan poco; a alguno, incluso, me pareció reconocerlo de mis años mozos con los de la LC, y los del emecé, y los del PSUC, y eran de los que se apuntaban a toda esa monserga del catalanismo popular, el derecho de autodeterminación, y la defensa de los derechos nacionales; ahora iban con la cabeza medio gacha, como pidiendo perdón por lo mucho que la habían cagado ellos, y por lo mucho que la seguían cagando otros. Pero se les avivaban los ojillos cada vez que alguien se les acercaba, señalaba las tricolores, y les preguntaba: “Ah, pero, ¿vosotros no estabais con los del Procés?”, y podían darse el gusto de responderles: “No, señora; nosotros estamos con la España de García Lorca, de Miguel Hernández, de María Zambrano, y de Manuel Azaña”. Pero eso sí; las que estaban buenas, ya las atendíamos el Faneca y el menda.

Lo dicho: el día soleado, buen rollo, mujeres hermosas, y banderas republicanas, pocas, pero acogedoras.

No pude escuchar, y me hubiera gustado, el parlamento de esa heroína, nuestra Mariana Pineda frente al nuevo absolutismo de los Cien Mil Hijos de San Jordi Pujol, Dolores Agenjo Recuero. Seguramente más interesante su discurso que las tonterías que dicen cada año los líderes sindicales de CCOO y UGT el Primero de Mayo, cuando pagan el peaje al nacionalismo y resulta una bendición –laica– no entenderles.

Y acabamos donde acaban estas cosas: alrededor de una mesa con cervezas y unas tapas y, sobre todo, en buena compañía. La rubia ahí seguía.

Leña al mono (Procés) hasta que se parta la cadena.

¡Ah! Se me olvidaba: Viva La Pepa.

Farragüas

Carmelo, Farselona. 20 de marzo de 2017

One thought on “La manifa de SCC contra el Procés

  • Amigo farraguasas ( o como te llames) has olvidado que la bandera cuaresmal fue tan sangrienta como la estelada o «mulata» de Companys

Deja una respuesta