Maduro no lo duda y grita: “¡Independísese!”

News

Sigue la oleada de apoyos al independentismo catalán: Tras recibir el respaldo de San Marino, Mongolia Interior o el Atolón McMurphy, ahora es Nicolás Maduro quien se solidariza con “el movimiento de liberasión nasional de Cataluña”.

Fiel a la sana costumbre bolivariana de ver ingerencias externas por todos lados, pero sentir gustirrinín a la hora de meter las manitas en la casa de los demás, Nicolás Maduro ha dado un nuevo paso en su escalada de tensión hacia España.

El pasado 23 de abril se presentó en Caracas un documental -filmado por la venezolana Dayon Moiz y el catalán Lluís Bartra- que recoge los cuatro años de gobierno del presidente venezolano. El documental se caracteriza, de principio a fin, por su imparcialidad, su fidelidad a los hechos y su verismo. Hasta su título lo expresa de forma gráfica: “Maduro: lealtad indiscutible”.

Pues bien, en la presentación posó el líder venezolano junto a Lluís Bartra (a la derecha de Maduro, demostrando que podría ser la reencarnación del fallecido humorista Gila) y miembros de la organización de izquierda independentista “Ítaca”. Bartra compartió la foto a través de las Redes Sociales y manifestó que “Nicolás Maduro dará apoyo a la independencia de Cataluña”.

El presidente venezolano no sólo no desmintió esta afirmación, sino que, horas más tarde, pidió “respeto” al gobierno español para el fenómeno independentista catalán. Y lo hizo desde su programa radiofónico Aló, Presidente, en estos términos: “Sí… Respeto… Banda de malnasidos, flojos, comemierdas, vividores, gusanos, ratas, hijoemilvívoras… Sí, sí, ya les huelo, aquí hay hedor a asúfre, chacho, no hay duda”. Y advirtió muy seriamente de cualquier intento de “ignorar” sus palabras: “Que sepan ésos que, si echan en saco roto mis alvertensias, soy capas de irme hasta Cataluña, vestido así, tal cual, con mi chándal bolivariano y multicolor… Sí, oyeron bien: yo me plantó allá y canto y bailo reggaetón durante horas y así rindo por inanisión a la Madre Patria… Y después, mirando a Cataluña y señalándola con mi dedo bolivariano y liberador, proclamo ante el mundo entero: ¡Independísese!”

Tras esta arenga, la reacción no se hizo esperar. Un súbito clamor de solidaridad sacudió todas las cancillerías del mundo y varios países ya han mostrado su apoyo a la causa independentista: Potencias como San Marino, en Europa; Mongolia Interior (Asia) o el Atolón McMurphy, un pequeño país de apenas 3 kilómetros cuadrados en pleno Oceano Índico, han hecho públicos sendos comunicados reconociendo la futura “República Catalana”. “Y esto solo es el principio”, declaró Lluís Bartra.

Por su parte, la organización independentista de izquierdas “Ítaca”, manifestó que su objetivo es “trasladar al exterior las mismas luchas de los Países Catalanes”. “Por eso nos sentimos al lado del pueblo venezolano, porque sus luchas son nuestras luchas” -afirmó su portavoz-. Y a continuación desgranó algunas de ellas: “Que Piqué deje de ser fustigado por la brunete mediática; que los impuestos de los catalanes dejen de financiar a muertos de hambre en el Sur español; y que, en caso de fracaso del soberanismo, se sigan manteniendo los puestos de trabajo que ha generado el Prusés”. “¿Es normal o no que los pueblos oprimidos nos sintamos hermanados? Pues eso: gracias, Presidente!”, concluyó.

Deja un comentario