Rajoy contrata a 1 millón de figurantes para montar una manifestación en Barcelona

News

“Esta manifestación ha sido un montaje” -aseguró el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont- “los participantes han cobrado 10 euros a la hora y un bocata de chopped por asistir”.

La Generalitat de Cataluña acaba de emitir un comunicado sobre la manifestación multitudinaria que ha abarrotado las calles de Barcelona el domingo día 8.  El texto comienza de manera solemne: “el Mal, o sea, el Gobierno Central”, desde “las catacumbas subterráneas desde la que conspira las 24 horas del día contra Cataluña”, ha montado un dispositivo para “contrarrestar la gloriosa movilización de nuestro pueblo el pasado día 1 de octubre”. Este dispositivo, según el comunicado, habría consistido en “montar una manifestación de pega, a base de emplear como figurantes a casi un millón de actores en paro, para fingir que existe una parte del pueblo catalán que está contra el Procés. Algo que, obviamente, es falso, puesto que, como todo el mundo sabe, en Cataluña todos pensamos igual. Sin excepción”. La Generalitat aporta diversas pruebas, como facturas de conocidas agencias artísticas, en las que puede leerse: “Juanjo Puigmanteca: por 8 horas de manifestación, a 10 euros la hora… menos IVA, 65 euros”. Las facturas incluyen también un bocadillo de chopped y una gaseosa “como renumeración en especie, a fin de compensar el fuerte calor que se sufría en la calle”.

El comunicado asegura también que, allá donde no llegaban los actores, “se han empleado hologramas para simular participantes” y que se han incluido “efectos digitales” en las grabaciones “de las cadenas de televisión estatales” para simular que había más asistentes de los que en realidad habían acudido. “Descontando todas estas artimañas”, acababa el texto, “al final participarían diez o quince personas en la manifestación. No más”. Lo cual, en opinión de la Generalitat, “prueba una vez más que somos un solo pueblo; un pueblo monolítico, sin fisuras, sin disidentes. Y que, salvo nueva orden, todos pensamos igual, es decir, lo que piensa el gobierno catalán”.

Por otra lado, se ha podido saber que la sede central de la Guardia Urbana y la Delegación del Gobierno han sido atacadas por militantes independentistas, por atreverse a discrepar de la versión oficial. A la policía local se le ocurrió dar una cifra de participación de 350.000 personas, mientras que la Delegación Gubernativa apuntó “400.000 asistentes como mínimo”. Al grito de “vuestras cifras son fascistas”, los soberanistas obligaron al jefe de la Guardia Urbana a afirmar que “eran cuatro gatos desorganizados, que seguramente venían de algún sitio raro como Vallecas o Móstoles”. Y el Delegado del Gobierno hubo de huir saltando por la ventana de su despacho, no sin antes firmar un documento en el que afirmaba que “en esta manifestación no había más que yonkis y mujeres de la vida. Y por supuesto, de fuera de Cataluña, puesto que, como todo el mundo sabe, en nuestra tierra no hay yonkis ni mujeres de la vida”.

El comunicado de la Generalitat termina afirmando que “tras finalizar la manifestación, se pudo ver al millón de figurantes encaminarse a las catacumbas subterráneas que el Gobierno Central posee en diversos puntos de la ciudad condal para cobrar el salario por una jornada de trabajo”. “Luego dirán” -concluye- “que el Paro ha bajado. Así lo baja cualquiera, no te jode”.

2 comments

  • Mentiroso compulsivo @puigdemont..tan dificil es para ti entender que no todos los catalanes somos independentista? Es mas ..donde estas ahora? Has dejado solos a toda esa gente que creia en ti…los hombres se visten por los pies sr #puigdemont. Verguenza me da.despues de la que has liado. ARRIBA ESPAŃA Y CATALUŃA UNIDA SIEMPRE!!! no se como llamaras tu lo que has hecho…para mi es un golpe de estado…y mucho estan tardando en detenerte

  • ¡No es cierto, no es cierto!
    El bocata era de sardinas en aceite.
    Pusieron unos 30.000 aves especiales y unos cuantos miles de aviones A380 camuflados para transportarnos a todos.
    Muchos hicimos la ida en avión y el regreso en tren y otros al revés para que todo el mundo disfrutara de los modernísimos aviones.
    El A 380 es el avión de pasajeros más grande del mundo.
    Para que nadie se enterara de la llegada en vez de aterrizar en el Prat que era lo previsto al Guardia Civil logró que un terrateniente españolista prestara una finca adecuada y allí aterrizaron (Perdonar que no diga donde porque lo quieren guardar en secreto para otras ocasiones).
    Pero lo importante: El bocata era de sardinas en aceite, al menos el mío.

Deja un comentario