Anna Gabriel habla en exclusiva para Charnego News desde Suiza.

News

“ME HE IDO A SUIZA PARA MONTAR UNA GUERRILLA, COMO EL CHE EN BOLIVIA”

No es sombra de lo que fue. Atrás quedó el look de guerrillera kale borroka, con su flequillo cortado al hacha y sus camisetas reivindicativas, preferentemente feministas. “Mi abogado me aconseja que me vista como si fuera una novicia a punto de ingresar en el convento de la Virgen de Regla. A mí me gusta. ¿Tú como lo ves?”. Así fue el recibimiento que Anna Gabriel dispensó a Charnego News, desde la lujosa suite de un moderno hotel cuatro estrellas (paga el Partido), a orillas del lago Ginebra. “No te equivoques” –comenta- “yo estoy en Suiza por la clase obrera catalana y de todo el mundo”. Y mientras agita un Martini muy seco, servido diligentemente por el camarero del hotel, confiesa sus verdaderas intenciones: “¿Te acuerdas de cuando el Che Guevara abandonó todos sus cargos y prebendas en Cuba y se echó al monte en Bolivia, para montar una guerrilla que destruyera este capitalismo podrido y hetero-patriarcal?. Pues yo soy lo mismo, pero en mujer”.

Ante la cara de pasmo del periodista, Gabriel no tiene más remedio que matizar sus palabras: “El Che fue a Bolivia, un país pobre, para extender la Revolución. Yo voy más lejos: yo me he ido al corazón mismo del Capitalismo, donde llevan los perros atados con collares de diamantes y las bragas de mercadillo son de seda y van a cien euros. Ahí, ahí es donde hay que introducir la Revolución. La buena nueva que anunció mi Partido en Cataluña se ha de extender al país capitalista por excelencia, para conquistarlo desde dentro”. Gabriel es consciente del peso de su misión. Y siente la responsabilidad sobre sus hombros: “¿Qué te crees? ¿Que es fácil para una activista como yo levantarse cada día a las once de la mañana, tomar el desayuno imperial con bollería variada, champán y zumo de naranja mientras ojeas en la prensa internacional lo mal que lo está pasando en Estremera Oriol Junqueras? (un besito desde aquí, Junqui, osito mío)”.

Sí, sin duda debe de ser muy duro. ¿Qué actividades tiene previsto realizar mientras resida en Suiza? “Pues hombre, tras el desayuno imperial y la lectura del diario Ara, un poco de pilates a cargo del personal trainer que me ha puesto el hotel. Es que sin esa ayuda no podría llevar adelante mi activismo. Después, almuerzo en la terraza del hotel. Luego siesta, que una es catalana pero sabe apreciar las buenas costumbres del vecino español. Me levanto a las cinco y me reúno con las doce comisiones y sub-comisiones integradas por los militantes catalanes que hay en Suiza. Son muy chulas: las decisiones se toman en Asamblea, pero al final la que dice lo que se tiene que hacer soy yo. Llegan las siete de la tarde, y merienda campestre junto al lago: un poquito de butifarra catalana, un poquito de vino del Penedés. Y a las ocho, sesión de Plasma: conferencia de prensa por skype, donde doy ánimos a todos los militantes y militantas, simpatizantes y simpatizantas del Procés. ¡Ánimo, amigos! ¡Os apoyo desde aquí, woooow, desde mi hotel de cuatro estrellas en Suiza!”

Pero, pero… ¿y la revolución? ¿Disponen de armas, logística, apoyos? “Tranquilo, hombre, que ahora esas cosas se hacen con Twitter. ¿O es que se cree que los revolucionarios no hemos evolucionado desde el Che Guevara?”

Deja un comentario