La Diputación de Barcelona da ejemplo en favor de la conciliación familiar y de la integración de personas “nouvingudes”

News

Marcela Topor, señora de Puigdemong, cobrará 6.000€ al mes por “trabajar” dos horitas semanales en la tele local de Barcelona.

La Diputación de Barcelona, siempre a la cabeza en la lucha por los derechos de mujeres, personas inmigradas y otros colectivos necesitados de empoderamiento y mejora en sus condiciones de vida –y más desde que es dirigida por el PDCAT, antigua Convergència, partido de sensibilidad social donde los haya–, acaba de dar un nuevo ejemplo de integración inclusiva y de defensa de la conciliación familiar de la mujer trabajadora que esperamos sea pronto seguido por otras empresas y administraciones.

En concreto hemos sabido que dicha preclara institución, financiada con los impuestos de todas las catalanas y catalanes, pagará a partir de ahora 6.000 euritos todos los meses a doña Marcela Topor, señora de Puigdemong, por presentar un programa de televisión en inglés 2 horitas a la semana, en un horario en que podrá ser cómodamente seguido por toda la colonia de jubilados británicos residentes en las comarcas del Garraf o del Maresme.

Gracias a esos modestos ingresos, la señora Topor –brillante periodista a la que algunos llaman también “Sopor”, por su ágil y ameno estilo comunicativo– podrá volver a enviar remesas económicas a su necesitada familia en Rumanía, después del inesperado contratiempo que para ellos debió suponer la pérdida de su anterior trabajo en El Punt Avui Televisió (pequeña pero valiente cadena independentista en la que su marido, hace unos años, la había directamente enchufado en atención a sus múltiples méritos profesionales y humanos).

Y no se nos escapa que, con ellos, podrá también financiar los cuantiosos gastos que su muy honorable esposo se ve obligado a afrontar desde que partió a su penoso exilio de Waterloo, donde se ha tenido que refugiar a causa de su denodada defensa de las libertades nacionales de Catalunya.

Se dice que fue la propia Marcela quien sugirió a su marido exiliarse en Waterloo, tras revelársele en una sesión espiritista que es una reencarnación de Napoleón Bonaparte

De hecho, corre el insistente rumor de que fue la propia Marcela –reconocida vidente y experta en artes esotéricas, que gusta de visitar la mistérica región de Transilvania cada vez que regresa de visita a su país natal– la que sugirió a Puigdemong el lugar de su residencia en el exilio, tras revelársele en una sesión espiritista que su marido no era sino una rediviva encarnación de Napoleón Bonaparte, con quien comparte heroico destino, preclara visión de la Historia, y elegante corte de pelo revolucionario. Napoleong Puigdemong, dicen que le llama ella en la intimidad de su alcoba.

Sin duda habrá quien, maledicentemente, interprete que los recursos públicos deberían dedicarse a otras necesidades, como contratar más maestros o reabrir plantas de hospital cerradas. Pero a nosotros no nos cabe duda de que pocas formas hay mejores de dedicar el dinero de nuestros impuestos a la promoción de los valores que hacen de la nuestra –la catalana– una sociedad democrática, inclusiva, europea e igualitaria. Porque, como decía el Comediant tabarnés Albert Boadella, hace ya unos cuantos años: “Els catalans… Som una meravella”.

Deja un comentario