Agente 0155 misión en Ñordonia

Ben Trovato, Breogán ibn Maymun, Greguerías

Por Breogán ibn Maymun

De     «Agente 0155 misión en Ñordonia, el Doctor no lo es, en plágialo otro día»

Año 2025, Catalunya ya es «Lliure», tras una larga lucha, de plastas, pelmas y monotemáticos «Speechs», han conseguido derrotar al «estat opresor» amén de causar dolor de cabeza y migrañas varias, han conseguido convencer también a Europa de que o «Som lliures» o hem de «continuar amb la matraca», ante tal amenaza, Europa, Asia hasta el planeta Marte!!!, han reconocido al «Nou estat». Pero debido a la caída brutal del PIB, y a falta de un «estat opresor» a quien culpar cuando algo va mal, (además de que se echa de menos  descojonarse de un Ñordo), y a falta de que algo vaya bien al «Nou estat» siempre viene bien compararse con algo que sea peor. Por ello, Karmele Rumiante consellera de seguridad interior y cotilleos de los no «afines», ha ordenado a sus hombres de Sabadell, conseguir un documento tan inútil como falso: la tesis doctoral de Pedro Sánchez, sobre la tecnología de un móvil extremeño con bastante futuro, cuyo título rezaba «Móviles Españoles, de corazón; aunque fabricados en China»,  sería útil como símbolo de la «Ñordonería internacional», siempre dispuesta a dar una jugosa dosis de carcajadas a cualquier individuo, con un mínimo de decoro.

El director del centro el muy honoratble agente 003 por ciento, tras recibir las instrucciones de su «consejera», procede a llamar a su secretaria Gallega «Moni-Creca», no tiene el c1, pero tiene el don de lenguas y por ello ha llegado lejos.

En esta institución que, aunque catalana, mantiene uno de los valores hispánicos de la meritocracia, donde el más inútil puede llegar a dirigir una empresa, «si no te lo propones. aún así lo consigues.»

-Moni, sis us plau – añade el mandamás de esta prestigiosa agencia – truque al agent 0155, ho necesiten per una feina important – bueno hombre bueno, ya va – el honoratble queda en una especie de mutis, la desidia y lentitud de» Moni-Creca «, tras 20 años a su servicio, junto con la Bruja Julia, las Gallegas más leales y baratas que conoció – tras prometerle que le pagaría al menos un sueldo del mes, aparte del plato de lentejas diario,» quand arriven a la llibertat», a cinco años ha de la liberación de las tropas de ocupación «Ñordonesas», la abnegada secretaria tan solo recibió una piruleta lamida por la mascota de su jefe.

Tras cinco minutos de espera, haciendo el crucigrama del «Ara te comento» – espeta la secretaria con un seco catalán, con acento de Lugo, «no lo hem trobat a Catalunya, suposo qui te una misión al extranger», – mare meva, qui fastic!!!!, – gruñe el jefazo de los espías de la «seva», a veure, «Moni-Creca», fagi tot ho qui pugui per trovar-lo, una misio tan «important» (se ríe por dentro), – ho necesiten, te una hora!!! – la secretaria se queda pensando, en primer lugar procesar la orden y tras varios minutos pensando el mejor modo de poder localizarlo – se había cambiado de compañía era cierto!!! – no se había acordado la veterana secretaria gallega, porque no le gustaba, portar el prefixge «+34», y en sus misiones al extranjero estaba abonado a la compañía «yoigoloquemedalagana». Tras una búsqueda de diez minutos en la lista de confidentes, chivatos, cipayos y correveydiles varios, al fin encontró marcado de «Grocq», la lista de agentes al Servei de «Catalunya», agente 0155, aquí, aquí está, – de misión en Bélgica, para saber a cuanto está el chocolate, para pastel de chocolate el día de Sant Jordi, – y para esto ¿lleva 10 años en Bélgica? – su lentitud de procesamiento mental no le impedía llegar a una conclusión, – non fai nada -. Añadiendo con su boca pastosa y aguileña nariz – bueno vou chamalo..

Una hora después….

El jefe de la institución agente 003 por ciento, haciendo sesudamente el crucigrama del Ara, paraula amb huit lletres – esser humà, catalanoparlant, qui diue qui no parla català, uhms… tras unos segundos de duda y relacionar conceptos con la rapidez de una ley de transitoriedad, «eureka» – Valencià!!! -. De repente la llamada de su leal secretaria, lo transporta a la realidad – ya lo he localizado señor – interrumpe el honoratble – ¿ont est? – torna a Catalunya faig autostop, sembla qui tardará una mica de temps – merda, – añade amb «neguit», el jefe de la casa – putes retalladas al presupost de seguretat, abans quan teniem els patinets, pudiem anar per qualsevol lloc del mon, – pero jefe, añade mefíticamente su secretaria, si hubo retajadas, fue porque usted se compró un Ferrari para su… – corta bruscamente Don Jordi – val, val!!, i ens diu retalladas no retajadas osties!!! – cuelga con indignación filológica, el mandamás del centro, en una húmeda y calurosa tarde de agosto del verano de la comarca del «Barcelonés», con persianas de tergal bajadas en una escena propia de «Apocalypsis Now». Quedaba esperar…

Tras 3 días de espera y visionado de series de Netflix…

Suena tras la puerta un golpe seco, decidido, valiente y transversal, era el agente Carles agent 0155, un hombre al que las mujeres y una ratafía agitada pero no mezclada, le hacían perder el sentido, no obstante sabía que su deber era acudir a esta misión que quizás haga por su patria recién liberada, un poco mejor.

-¿Puc entrar? – tras una inquisitiva mirada de silencio, añadiendo a su vez una mirada de «Chino estreñido», con un ademán, el cap del Servei de informació Carolingi, solo añadió – seu a la cadira, agent 0155-, y presto se dirigió a sentarse en esta silla «minimalista» en forma de dedo índice levantado, perpetrada por «Mariscol» tras coger el punto de equilibrio, para no caerse por tercera vez de esta silla de fabricación catalana. Tras estas pequeñas dificultades, y la divertida sonrisa del «molt honoratble», -aquesta tasca form part de la teva, preparacio per agent reincorporat al servei- asiente condescendientemente el «cap» de la agencia -.

-Fa dos mesos qui li he demanat qui vingui a Sabadell per una nova missió, ¿quina merda ha passat? – interroga 003 por ciento con los brazos cruzados, como cual usuario habitual de una camisa de fuerza –

-Home cap, operacio retorn del estiu, ja sap voste… qualsevol no fa una paradeta per portar a un senyor desconegut a altre lloc- añade emocionado como cuando un mosquito se mete en un ojo, en esas calurosas y húmedas noches de la Costa brava -. Pese a sus miradas inquisitoriales mutuas, su afán de culparse de cosas de las que ninguno de los dos serían responsables, relajaron su ademán. Pese a la tensión previa, sabían que eran aliados, en lo que quizás sea la operación más importante de la agencia de «información» catalana, después de intentar clonar a «Choni» la hermana reggetonera de «Kobi».

-Ara he de explicar-he la tasca qui ha de fer a «Madrit», – apelaba incisivamente, el «jefazo» de la agencia, en esta explicación que duró 30 minutos, (25 para buscar los archivos en el ordenador y 5 para explicar en qué consistía la misión asignada en un reflector cuyo cable se había declarado en huelga y se negaba a entrar). Se resumía en un billete de AVE y allí «búsquese la vida», – brillant!!! – rumiaba para sí 0155, – cap problema – barruntaba para sí «molt honoratble», – si ho fa be, perfecte, si ho fa mal un problema menys per pagar-he las fantas a aquest noi -. Tras un momento de emotiva euforia de subordinado y superior, de colegas de profesión, de grupo profesional, de personas que se cubren como cual gacela ante cualquier negligencia profesional, surgió una perpleja cara de 0155, un potaje de decepción y estupor muy digno de un espectador de cine Español.

-¿Qui ha passat? – ausculta e interroga el mandamás- ja home a clase turista, per las retalladas, no esperara qui li portem a Madrit a «limousine» – el agent 0155, mira atónito el ticket, más perplejo que ante una conferencia «cucurruliana», sobre el origen del «Orujo catalán «, observa los tickets. Se trataba de dos tickets para Sant Cugat del «Rodalies», no un billete del AVE a la capital «Ñordoñesa». Molt honoratble, impaciente, se lo quita raudamente de sus manos, como cual comisión en un concurso público, y observa el logotipo, el destino y una mancha de un bocadillo de calamares en su tinta. Sólo se escuchó – Moni-Creca!!!!!, – el error de la veterana secretaria en la compra del «valioso» billete, le valió un mes sin su plato de lentejas habitual -.

Tras conseguir baratito un billete de AVE en la reventa del «Camp Nou», (con la crisis se diversifican los productos a «revender») , llegó a la estación de «Sants»  dispuesto no sólo a demostrar que la antigua «Metropolis», no era una democracia, ni era habitada por personas, ni nunca hacía sol y a la butifarra le llamaban «porras», sino que el doctorado de Sánchez era tan falso como un libro de historia «Cucurruliano».

El tren sale hacia la meseta, con un nerviosismo controlado siendo consciente de lo que podrá hacer por su patria y dar felicidad y paz y eterno descojone ante la lectura de la tesis «gutural» del Doctor Sánchez,… Zaragoza- Toledo-Ciudad Real- ciudades mesetarias y dehesas de toros, de donde no había salido nada bueno. Sólo esperaba poder llegar a cumplir con éxito su «misión» y dejar en evidencia al líder de semejante pueblo de «bachegenéticos» y pérfidos individuos, todos potencialmente anticatalanes. Debía de ser prudente…

Entrando en Chamartín visualizó el hongo que decora «Madrit» como cual «bolet» del Empordà, y traía a su mente una propuesta hecha por el agent  001714, de lanzar sobre la capital Ñordoñesa una bomba atómica donde reventaran a su paso carátulas de vidrio de discos de cualquier grupo de rock «catalanoparlante» versionando a los chunguitos. Alguna afrenta sin concretar, debía ser vengada – quina bona ideia la del meu colega – reflexionaba el agente 0155, mientras se apoyaba su mano en la barbilla, apoyado en la ventanilla de su asiento -. Tras un cambio de vía y darse con la cabeza en la ventanilla – tren espanyol de merda!!!! -el viaje continuaba.

Tras llegar a la estación de «Chamartín», y darse cuenta de que no sabía sacar un billete de metro, y que solo  tenía billetes de Catalunya, los famosos «catalinos», cuyo valor de intercambio oscilaba entre el bolívar venezolano y el Rublo en época de Yeltsin, decidió ir hasta su piso «Franco». Un primo lejano que vivía en Madrit, (desheredado por ello, por su padre) le serviría de base logística para llegar a buen puerto con esta arriesgada misión.

Aunque no se pudo resistir a las tortitas del «VIPS», – per una cosa bona qui fam aquests Ñordos – decía para sí 0155 – se dirigía al baño con un papel de fumar para coger el miembro y vaciar sobre la urna lo mejor de sí, a su lado un Ñordoleño, no le miraba mal, más bien todo lo contrario, como cual Cotalareriano era consciente que en su Sodoma natal salían todo lo malo, no sólo para el pueblo Carolingio, también para la tierra y parte de Galaxias desconocidas, que quizás aún no han sido descubiertas pero sí ya padecen el dolor y la «angustia» de la nociva influencia Madrileña.   (algo falla que non se entende)

-Shhee, Sheee, – apelaba el Ñordo en cuestión a 0155, mientras el servidor carolingio se encontraba en el wc – sabemos a qué ha venido – 0155, comienza a inquietarse, – no se preocupe, somos aliados suyos – le deja hablar – el piso de su hermano está siendo vigilado, por los hombres de Sánschez, si va hasta allí se lo cargan – ¿Quim est voste? – interrumpe de sopetón el carolingio – ah… ¿yo?, soy de la sección «Chulapos acomplejados por los nacionalistas periféricos», somos la resistencia, ya sabe usted que… – si ja sap – interrumpe lacónicamente Puigdebond, a pesar de su indiferencia de lo que sucediese más allá de Girona, y menos aún de la antigua potencia «ocupante», conocía que Pedro Sanschez, metió a Díaz Ayuso en la academia de Cine Español donde, como si de Juana la Loca se tratase, acabó por enloquecer, y suicidarse tras haber leído la tesis doctoral del presidente Ñordo. También ya conocía 0155 que todos los efectivos de policía y guardia civil estaban saturados; pese que el 80 por ciento de los «Mandrileños» habían muerto de Coruñavirus precedido de palabras como «Chorbo» «Neno», los supervivientes eran perseguidos por cual atisbo de disidencia, o crítica al «ser supremo», pero «enrollado» que por el bien de todos, tapa la boca a cualquier crítica, desde el corte de pelo, o que use un cuchillo jamonero, para cortarse las uñas.

En aquel estado de anarquía y caos el agente 0155, siempre había sabido sacar tajada, así que siguió su instinto (el más primario) y decidió seguirle, eso sí, antes se subió los pantalones y se lavó las manos, esperaba no cagarla más adelante.

Agarrado en su patinete detrás del piloto Ñordo, – me llamó Miquel- con sonrisa apocada- ¿así se dice en Catalán, verdad? – el agente 0155 evita la pregunta e interroga a donde se dirigía el patinete – a puente de Vallecas, ahí nos reunimos los miembros de la resistencia – en un bajo abandonado -¿per prende porros? – eh bueno bah, sí – responde el Ñordo «Bonagent», tras la incisiva y radical pregunta de Puigdebond, descienden por su Patinete hacia el populoso y Ñordo barrio Madrileño.

Tras una noche de intensos debates, ¿de quién es esa China?, trae pa ca mi cigarro electrónico, ¿esta botella de calimocho, de quién es?, Puigdebond comprendió pronto, que aunque no había sido engañado, este grupo de resistencia era tan inútil como un círculo de Podemos, que no realizaban ningún acto y que por ello los «hombres de Sanschez», los ignoraban por completo.

Amaneció en la barriada Ñordoñesa, y tras las instrucciones de «búscate la vida» y con su gabardina apestando a María, pensó y tras consultar Google Maps «arrivar» al palacio de la «Moncloa», escondiéndose entre los arbustos del palacio presidencial, salió al encuentro del guardia civil que custodiaba la entrada de dicho palacio, lo que podía parecer un temerario acto del agente 0155 tuvo final feliz, cuando abrió la boca tras haber comido «lacón con Grelos» durante una semana en un tuperware, de regreso a Catalunya para recibir órdenes. El agente quedó seco en el suelo en estado de coma.

Entre minas en forma de boca de riego, y aspersores cepo, avanzaba por el jardín presidencial, cardos borriqueros y plantas carnívoras eran la predilección del presidente Ñordoñes, – molt decoratiu aquest colchón a la porta de la entrada – pensaba 0155, pero lo importante es apoderarse de ese documento o al menos, saber dónde estaba localizado…

Los domingos se dejaba la puerta abierta para airear la residencia presidencial, así que ni plan de huida ni de entrada era posible, además tampoco había maleteros cercanos en los que poder huir, ya que estaban siendo usados para las fiestas del ministro del interior. Entrando y con un olor a jabón lagarto – Lupita mujer de la limpieza, tradicional, católica y de orden no gustaba de esas cosas modernas, ni de productos de limpieza con colorines, tampoco diferentes balletas para las diferentes habitaciones de la residencia, – con diez hermanos, y en una familia humilde, aprendí a ahorrar – espetaba orgullosamente cada vez que le preguntaban, ni siquiera en tiempos del «Coranavirus», se movió un ápice de sus tradicionales principios.

Quién no dejaba de moverse era el agente «carolingio». Tras sufrir una persecución implacable de un robot de limpieza, consiguió cobijarse en una oscura esquina, que es el punto débil de estos taimados depredadores del polvo y demás alimañas. Al fondo se escuchaba una conversación, en una sala contigua al despacho del señor Sánschez, – hombre Don Florentino – la voz le sonaba muy familiar – ahora que ya no está el Barsa en La liga y que siempre gana, ¿qué idea fija tiene con el Camp Nou?, ¿no? – sonríe mientras se atusa el pelo con un rastrillo diminuto – mire usted, ya de pequeñito quería hacerme un favor, yo deseo destruir el «Camp Nou», y hacer adosados. Necesito sus medios y sus servicios de «inteligencia» para ello – mire – el Ñordo president, mira fijamente al dirigente empresarial amo y señor de la capital Ñordoñesa y persona con una sequedad propia de un desierto subsahariano- mire, juntos podemos llegar a un acuerdo; junto con la constitución que nos hemos dado, podremos hacer lo mismo en Madrid u otra ciudad Ñordonesa- No – corta secamente el empresario , usted ya desde pequeñito, quería hacer lo que yo le mando – mientras esto  decía, daba golpes en la mano con una libreta. El mandamás Ñordoñés se queda temblando, sabía que era la libreta «cosas que sabe Florentino de buen tino» – y añadió lacónicamente: esta es mi «tesis» – y concluye con un seco – je.. – el agente Carolingio tras un cuadro agujereado para espías (un detalle de la Moncloa, idea de la esposa del presidente de España), Puigdebond estaba ansioso, dos ideas obsesivas rondaban en su cabeza en ese momento obtener la verdadera tesis de Sánschez, y salvar al Camp Nou de florentinianas iras, aún quedaba fresco en su memoria lo de aquellos colectores de gas….

Pero atrás le sorprendió por la espalda un juez del constitucional afiliado al SOE, que venía a preguntar que había de lo suyo que se había portado bien y que quería un bono para él y su familia a Port Aventura. Lo agarró por los pelos como una interpretación sui generis del código penal, el Catalán con más rabia que Pilar Rahola tras darle en la cabeza a un Juez sin el c1 de catalán, en la sala contigua ambos individuos «VIP», enfrascados en su conversación, la sonrisa «Profidén» del mandatario Español, seguía con unos blancos dientes en una fila de a diez, pero ahora con una tensión que le hacía claquetear sus dientes, – estas son mis «tesis», y ha de cumplirlas – y concluía su excelencia y amo y señor del ladrillo – je, pausa de un segundo, je, otro segundo de pausa, je – pero yo estoy dispuesto a entablar con usted un diálogo – interrumpe impacientemente el líder Hispano – un diálogo sincero – observa la cara impasible del empresario, no hay reacción, ni siquiera constantes vitales, el presidente no pierde la esperanza y prosigue – con la constitución que nos hemos dado, podemos dialogar para llegar a un acuerdo, –No –refuta secamente el jefazo supremo de Madrid -.

Al presidente le había cortado el rollo, buscaba en su archivo mental de frases hechas o ambiguas, alguna para salir del paso – «chupa, chupa, que yo te aviso» – no esa no- «he quedao» – tampoco – Allí impertérrito esperaba el ser superior lo que quería oír, se agotaba el tiempo, pero si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña, en el momento que se quedaba en blanco, detrás de una puerta como un «Tsunami» aparece el togado de 100 kg abalanzado sobre Puigdebond –caerá todo el peso de la ley– gritaba el juez mientras, intentaba estrangular al «carolingio» – Ara mateix, este-ho fem- bufaba 0155 mientras con una patada lo empujaba hacia una de las paredes de la sala de «recepción» de la Moncloa.

El presidente ha tenido suerte «altre vegada» y como salvados por la campana, pudo posponer la respuesta a don Florentino, aunque, con el destrozo que estaban ocasionando los susodichos e inesperados visitantes, tendría que tirar de «fondos reservados» para cambiar el aspecto de la sala.

El líder hispano se acerca a los contendientes que entre insultos y puñetazos varios, solo se podían escuchar voces y opiniones inconexas como en una tertulia televisiva, – Pero hombre déjenme hablar – ambos se le quedan mirando – su voz se introducía en su cabeza como si fuese una aguja en su cerebro, a medida que su speech se desarrollaba, se iban irritando más, con más ímpetu, más indignación – No, no nos tome por gilipollas!!! – gritaron unánimemente ambos contendientes – al juez lo sedujo con una piruleta y abono para el metro, – más adelante vemos que hay de lo suyo, le decía con una sonrisa, mientras lo despedía en la ya desvencijada puerta -.

Quedaba pues un trío de Ases, un juego de diamantes, el destino los juntó…. y ellos se encargarían de jorobarlo todo.

Puigdebond saca su pistola de la gabardina y ante la información recibida anteriormente, les mira con ira, anti-ñorda, sentimiento de repulsa de cómo puede haber gente tan malvada, pero a la vez tan sonriente y parsimoniosa.

-Fills de puta no farem res contra Catalunya, «Florentino» el Camp Nou «No ens toca», malparit- ¿Qué cuando toca el Real Madrid? – pues mire usted, – explica Florentino – no sé cómo lo ha averiguado usted, pero algunos jugadores de comparsa, formarán parte de la nueva orquesta del Real Mad.. – se perdía las frases en la lejanía pese a que su excelencia seguía en la misma habitación – así con trompetas y fanfarrias podrán, ustedes simples mortales, ser conscientes de mi presencia – Sánschez, pensó que si salía de esta, también sería una excelente idea para él. 0155 simplemente no pensó, se quedó mirando fijamente a Sánschez, y secamente preguntó – ¿On est la seva tesis Doctoral? -.

Sánschez pensó que quizás podría inventar algo ingenioso sobre la marcha, pero su idea tomó un camino diferente, acabó en la neurona que procesa la verdad, y por un momento sin sonrisa ni cara amistosa, declamó – no existe….-.

En ese momento 0155, habría deseado que existiese, su gozo en un pozo, volvería sin nada a «Catalunya», y sería degradado y tendría que trabajar en una lavandería de una clínica de donantes de «semen», era ahora o nunca – ¿vol patentar els castellers?, per ahorrar en materials de construció senyor Florentino? – tocó el corazón de cualquier gran «capitalista» que se precie «ahorrar costes» – para que después digan que no creo en el capital humano, aunque haya peligro de derrumbe – hecho – responde secamente Florentino -.

Ambos se despiden del presidente, que se queda triste pensando que aún quedan muchos disidentes que perseguir y que por ello merece la pena vivir ; 0155 como cual figo se «botifleriza» y acabó representando en la sección de «capital humano, subseccion módulos habitacionales hechos de castellers», adquiriendo la nacionalidad Ñordoñesa.

En Catalunya mientras tanto la vida continúa y en concreto en Sabadell nadie echa de menos al agente 0155. ¿O sí?..

Deja una respuesta