Joan Tardà propone a Ada Colau como embajadora permanente de España en Irak

News

Favor con favor se paga, parece haber pensado el congresista de ERC, Joan Tardà, ante el mensaje que, en Twitter, le lanzó la alcaldesa de Barcelona, solicitando el respaldo a su candidato para presidir el Congreso de España (<<Esperamos la respuesta positiva de ERC y de CiU>>).

Inesperadamente, la propuesta de Tardà se ha hecho eco en varios sectores del arco parlamentario. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, declaró que <<una cosa no quita la otra. Nosotros apoyamos la investidura del secesionista Xavier Domènech como presidente el Congreso de todos los españoles, pero a la vez consideramos muy interesante la propuesta del congresista y amigo Joan Tardà. En democracia, todos tenemos que aprender a ceder. Mirad, si no, el caso de Alberto Garzón, el líder de aquello que se llamaba Izquierda Unida>>.

El Ministro de Exteriores del PP, José Manuel García-Margallo, se ha mostrado muy receptivo a la propuesta de Joan Tardà: <<No, es que si lleva razón, habrá que dársela… Sí, yo creo que la propuesta de Tardà es viable. Es más, ahora lo que se podría estudiar, con el fin de ahorrar costos, es unificar varias embajadas (estamos pensando en el eje Irak-Afganistán-Siria), y nombrar a Ada Colau embajadora permanente de España en ese nuevo constructo>>.

Ada Colau, a su vez, ha desistido expresamente pronunciarse sobre si aceptaría tal cargo, pues dice no querer <<hacer el juego a las oscuras fuerzas españolistas que están detrás de todo este malentendido; ya esto me lo conozco>>. Sin embargo, ante la pregunta de un periodista que señalaba una posible contradicción en pedir el apoyo tanto de ERC (Izquierda Republicana de Cataluña), como de CiU (Convergencia y Unión), Ada Colau se mostró muy extrañada: <<¡Ninguna contradicción! ¿Acaso ERC es de izquierdas? (me sabe mal decirlo, pero la única izquierda verdadera somos nosotros, Barcelona en Común; así que por definición: no, ERC no puede ni podría ser de izquierdas). ¿Acaso CiU es de derechas? Bueno, tal vez un poco sí, pero eso es irrelevante: es un partido nacionalista catalán, un partido que lucha por la liberación del pueblo de Cataluña: eso nos basta. Sí, quizás esto no se entienda bien en Madrid, con su lógica cartesiana y heteropatriarcal, pero aquí se entiende muy bien, y por eso también es que me siento muy orgullosa de ser catalana y no de ningún otro sitio de gentes arrogantes de las que mejor me callo mi opinión>>.

A pesar del guiño conciliador de la Colau, bajo la bandera unificadora del independentismo, todo hace pensar que debajo de las aparentes aguas mansas del supuesto compañerismo de los líderes independentistas, bullen poderosas corrientes enfrentadas, formándose torbellinos que, de vez en cuando, afloran a la superficie. El reciente enfrentamiento entre Joan Tardà y Ada Colau es apenas el último capítulo de esta larga refriega. Antonio Baños, aquel destacado exdirigente de la CUP (<<el cosmopolitismo es el cáncer del siglo XXI>>), ha manifestado a este medio: <<Lo que de verdad hay detrás es una lucha encarnizada entre dos visiones políticas, que se pueden dilucidar ante la respuesta que cada uno da a la siguiente pregunta: ¿Qué es mejor ser: cola de león, o cabeza de ratón? La CUP es el único partido verdaderamente independentista de Cataluña. Por definición, entonces, ni siquiera ERC lo es: sólo juegan a tirar la cuerda al máximo, pero en realidad no quieren que se rompa>>.

No se ponen de acuerdo entre ellos, los independentistas, en determinar quiénes sí son de derechas (¿El PP sí, pero CiU no?), quiénes de izquierda (¿Sólo lo es Barcelona en Común?), quiénes verdaderamente independentistas (¿Sólo lo es la CUP?). Pareciera que el único factor inequívocamente unificador, sea su acendrado nacionalismo catalán.

Por último, y quizás al hilo del comentario de Antonio Baños donde mencionaba la cabeza de los ratones, el legendario líder del PSOE, Alfonso Guerra, ha apostillado con su habitual gracejo que: <<Esa propuesta de Ada Colau, de poner al secesionista Domènech como presidente del Congreso de todos los españoles, tiene tanta sensatez como nombrar a los ratones los guardianes del queso de la cocina>>. Siguió su comentario con una referencia a Junqueras (líder de ERC) y la principal función necesaria para el cargo de <<Buen Cubero>> del Congreso, que aquí no reproducimos por encontrarla fuera de tono y de mal gusto.

Deja una respuesta