Gran manifestación en Barcelona contra el procesamiento de políticos independentistas

News

“A ver si esos jueces comprenden de una vez que no deben ceder a presiones ni dejarse coaccionar. Y que conste que lo decimos únicamente por su bien. Capisci?

El pasado sábado 12 de noviembre se celebró una multitudinaria manifestación independentista en la Avenida de María Cristina de Barcelona, junto a las famosas fuentes luminosas de Montjuïc, en protesta por la judicialización de la política y dando apoyo explícito a diversos altos cargos independentistas procesados por actos de desobediencia al ordenamiento jurídico español, como Artur Mas, Carme Forcadell, o la alcaldesa de Berga, Montse Venturós.

La manifestación fue convocada por la Assemblea Nacional de Catalunya, la Associació de Municipis per la Independència, y Òmnium Cultural, que son las entidades que siempre suelen convocar este tipo de eventos y que, por supuesto y como todo el mundo sabe, no reciben ni un euro de ayudas públicas por parte del Govern ni de otros ámbitos del poder. Y fue ampliamente publicitada y seguida tanto por los medios públicos de comunicación de la Generalitat como por los medios privados afines y subvencionados, en una muestra clara de la objetividad e imparcialidad informativas y del libre ejercicio del derecho de información a los que ya nos tienen acostumbrados.

Los manifestantes llegaron de todos los rincones de Cataluña –aunque con claro predominio de los de la Cataluña rural e interior, granero tradicional del voto convergente y reserva espiritual de la catalanidad– a bordo de 170 autobuses fletados y sufragados por la ANC, tal como viene siendo ya también habitual en todas las Diadas y saraos independentistas desde que comenzó el “Procés”, en lo que ha venido a convertirse en una especie de grandes excursiones colectivas y gratuitas de los habitantes de la Cataluña profunda a Can Fanga (que es como llaman despectivamente los carolingios del interior a la cosmopolita y charnega Barcelona) para ver cómo viven los Kamakus Pixapins. Y que por supuesto nada tienen que ver con las “espontáneas manifestaciones populares de adhesión al Régimen” que se organizaban en tiempos de Franco cada vez que las élites franquistas se sentían amenazadas por las demandas de respeto a la legalidad provenientes del exterior, aunque desde fuera y superficialmente quizá pudiera parecerlo.

(Hay que decir, en favor de la ANC, que su capacidad de optimización de recursos es indudablemente digna de admiración. Porque 80.000 manifestantes, que son los que se afirma que han asistido al evento, repartidos entre los 170 autocares que los han traído, dan a un promedio de 470 manifestantes y medio por autocar, en un claro ejemplo de cómo descongestionar el tráfico en hora punta y de cómo acabar con el efecto invernadero en el planeta, ahora que los protocolos de emisión de CO2 están en entredicho tras la victoria en las pasadas elecciones norteamericanas del multimillonario Donald Trump.)

Entrevistada por Charnego News, una de las personas asistentes a la concentración se expresaba en los siguientes términos:

“El procesamiento de cargos electos catalanes por tonterías tales como violar la ley electoral o la Constitución Española del 78 demuestran sin lugar a dudas que en el Reino de España [expresión que ha hecho fortuna en los últimos tiempos en detrimento del ya clásico “El Estado Español”, como paradigmática antítesis de la futura y seráfica “República Catalana”] no se respetan ni la independencia judicial, ni la libertad de expresión, ni los derechos fundamentales. Y por eso nos hemos reunido hoy aquí, vociferando, lanzando gritos guturales de I-INDÉ-INDÉ-PENDÉN-CIÁ!, y agitando miles de banderolas esteladas, cada una al final de su correspondiente palo, para que los jueces tengan claro de una vez que en el desempeño de su labor no deben dejarse presionar ni coaccionar, que es lo que hace siempre el gobierno del Estado. Y que esto lo decimos, básicamente, por su propio bien; porque no querríamos que les acabara pasando lo que a los fiscales que trataron de investigar al honorable Pujol, en su momento, en el caso de Banca Catalana. Capisci?

“Y no diréis que el marco no es adecuado”, proseguía, haciendo un amplio gesto con la mano que abarcaba a la Avenida Maria Cristina, las torres venecianas, las fuentes luminosas y el Palacio Nacional, nuestro entusiasta informador: “El mismo que diseñó el dictador Primo de Rivera para la exposición universal de 1929, siguiendo los modelos de la Italia de Mussolini, y por donde desfilaban con sus camisas pardas y sus pantalones cortos de boy scouts los escamots de Estat Català allá por los años 30, a semejanza de sus camaradas alemanes e italianos. El mejor sitio sin duda para defender los valores democráticos y progresistas que representa el Procés.”

montjuicfranquismo

Deja una respuesta