ETA liquida su stock de armas por cambio de negocio

News

“Es que la competencia desleal nos está reventando el mercado. Así que vamos a montar un ‘prusés’ como el de los catalanes, que ése sí que es un sector en auge.”

Este pasado fin de semana, la banda terrorista ETA hizo entrega a la Gendarmería francesa de una importante cantidad de armas que mantenían escondidas en “zulos”, en diversas localidades del país vecino. La entrega se hizo con gran aparato de propaganda, con presencia de los medios de comunicación y ante un numeroso público, entre los que se encontraban los autodenominados “artesanos de la paz” (un grupo de personas que se supone representarían a la “sociedad civil”, pero todas ellas estrechamente relacionadas con el entorno abertzale-batasuno) dentro de una campaña publicitaria dirigida a promocionar la nueva línea empresarial que ha decidido explorar la citada organización, tras la dura crisis que ha debido afrontar durante los últimos años.

“Es que últimamente, con la competencia desleal que nos hacen los moros maquetos esos de Al Qaeda y del Estado Islámico, la cosa está imposible”, afirmó para Charnego News el conocido activista Joseba Andoni Luisaizpezti Gorigorigorría, hablando en nombre de la banda. “Que esa gente te hace un atentado con cualquier cosa y les sale por cuatro duros, ahivalahostia, y no como el nuestro, que era un trabajo de calidad, con nuestro Amonal y nuestras 9 mm Parabellum, como Dios manda. Que es una injusticia, cagoendiós, que nos han reventado el mercado.”

Ante las preguntas de nuestro reportero sobre el futuro de la banda, el citado portavoz nos contestó que pensaban reorientar sus actividades empresariales hacia un nuevo sector en auge, el del “Dret a Decidir”, siguiendo el ejemplo del famoso clan mafioso Pujolone en tierras catalanas. “Ése sí que es un buen negocio, oiga: el del prusés”, afirmaba Gorigorría, “con ganancias aseguradas y riesgo limitado. En vez de pegarte un tiro los txakurras de la Guardia Civil, o meterte en chirona después de darte una tanda de hostias como nos hacían a nosotros, como mucho te inhabilitan un par de años para ocupar cargo público, y a cambio te ponen un despacho y un sueldazo en el Òmnium o en cualquier otro chiringuito subvencionado con fondos de la Generalitat, de ésos que se ahorran con los recortes en Educación o en Sanidad. ¡Ahivalahostia, eso sí que es un buen chollo!”

Y tras responder a nuestras preguntas y dar por finalizada la entrevista con un sucinto “agur”, nuestro interlocutor se reunió de nuevo con su grupo de amigotes “artesanos” para irse de txikitos y pintxos por las herrikotabernas de Bayona.

Deja una respuesta