Pablo Casado for President

Ben Trovato, Okupas Ilustrados

«¿Energía solar? ¿Qué pretende Sánchez, que de noche se nos apaguen todos los electrodomésticos?»

Una crónica de Enésimo Redondo.

Hoy tengo la dicha de escribir un artículo sobre el candidato a la presidencia más brillante del panorama político: Pablo Casado.

Una mente privilegiada a la que no hacen falta ni másteres ni carreras universitarias para conducir, por los sinuosos senderos de la prosperidad y el respeto a Dios, los destinos de este maravilloso país que es España. Que ahora se encuentra en manos de bolcheviques e independentistas venidos a menos que nos están abocando al frenesí del fornicio y el comunismo. Pablo es un hombre que defiende a los pobres niños castellanoparlantes desvalidos de las fauces del chauvinismo catalán, que se entretiene en llenar de piedras las mochilas de las criaturas (de por sí estos niños ya cargan con un peso excepcional por su patriotismo y fidelidad a la bandera) o provocarles infecciones de orina por no dejarles miccionar cuando la vejiga se lo demanda.

¿Cuántos niños que hablan castellano han sido ingresados en los hospitales catalanes, se preguntarán ustedes, amables lectores? Cientos, contesta Casado, pero no por el pernicioso virus inventado por Bill Gates y José Luis Rodríguez Zapatero, sino por infecciones de riñón y lumbalgias. ¡¡Qué vergüenza!! Sólo un político, gallardo y varonil, ha tenido las agallas y los arrestos de saltar, como Sandokán contra el tigre, para defender la lengua de Cervantes, Azorín y Lorca; bueno, este, menos, que era de izquierdas.

Pablo Casado, criticado por cuatro mangantes por su análisis de las energías renovables, desgrana minuciosamente los pros y los contras de estas soluciones energéticas. España, país de vientos, tal y como nos lo narra Cervantes en su obra maestra El Quijote, podría sacar más partido a este tipo de energía a base de molinos que no de los paneles solares. En un ejercicio de lógica brutal, añadiendo a su perspicacia política un riguroso conocimiento científico, Casado se encomienda a la energía eólica con gran certeza debido a que hace viento de día y de noche, pero el sol se pone por la noche con lo que no hay energía y se apagan todos los electrodomésticos. ¿Qué quiere Pedro Sánchez, que se nos estropeen los alimentos adquiridos con el esfuerzo de los ciudadanos españoles?

En un ejercicio de lógica brutal, añadiendo a su perspicacia política un riguroso conocimiento científico, Casado se encomienda a la energía eólica con gran certeza debido a que hace viento de día y de noche, pero el sol se pone por la noche con lo que no hay energía y se apagan todos los electrodomésticos.

¿Alguien de estos críticos de opereta sabe cómo se acumula la energía solar? Yo sólo sé que el sol da calor y quema nuestros cuerpos en verano, y sólo acumulo su energía en forma de ampollas cuando me excedo en la exposición en la playa. ¿Funcionarán nuestros aparatos eléctricos con ampollas? Seamos serios y no usemos las redes para contaminar.

Y la Fiesta Nacional por excelencia, que son los toros, se ha permitido que desaparezca de algunas regiones de España porque a algunos defensores de los animales se han opuesto. Cuando en casa tendrán canarios encerrados en jaulas, situación mucho peor que la de nuestros majestuosos toros. El toro nació para ser lidiado y aparearse con vacas, no para que pasee por la Castellana. La costumbre y el folklore debe ser mantenido a toda costa o perderemos nuestras raíces. Y Casado nos asegura corridas en Cataluña, me refiero a las de los astados, por siempre jamás.

Lo que deberían hacer los ciudadanos de pro es rezar al Santísimo para que este hombre llegara al poder y volviera a poner a España en el candelero mundial como lo fue en su momento con don Francisco Franco. Arrestos no le faltan para someter y encarcelar a todos esos secesionistas, aunque tenga que ir a Waterloo a traerlos de una oreja. Es un líder natural, como el yogur, un paladín de la Justicia como el Cid Campeador y una lacra contra la desunión, el separatismo y el onanismo consentido.

España en sus manos dejará de ser un títere de la Unión Europea, de los cárteles norteamericanos y del expansionismo invasor de la China de Mao. Seremos autosuficientes y no dependeremos de nadie. Por algo somos lo que somos y se nos conoce… Por el acento, como diría la inefable Lola Flores.

 

Deja una respuesta