Boris Johnson se confunde y ubica a Cataluña en el norte de Italia

News

No comienza con buen pie Boris Johnson su andadura en el Ministerio de Exteriores del Reino Unido. El exalcalde de Londres, famoso por su vasta cultura y habilidades retóricas, sorprendió esta mañana cuando, en medio de una disertación ante los medios —con la cual pretendía argüir el carácter perfectamente normal de la salida del Reino Unido de la Unión—, tuvo aquel llamativo lapsus: <<Quiero transmitir a mis conciudadanos, y también a los extranjeros que ahora viven aquí entre nosotros, la sensación de total normalidad ante el proceso que estamos llamados a iniciar. El Reino Unido es el primer país que abandona la Unión Europea (esa Unión Europea de recortes e insolidaridad; esa Unión Europea de tanto y tanto mandarnos extranjeros aquí, sobre todo polacos). Somos el primer país que la abandona, pero no el último. Muchos otros países de extranjeros seguirán nuestros pasos. Y también otras grandes regiones que, como nosotros, luchan por su libertad. En Francia, por ejemplo, hay un frente de liberación nacional muy potente y con opciones de hacerse con el poder. En Austria, en Holanda y en algunos más. Asimismo, en regiones muy prósperas e industriosas, como Cataluña, allá en el norte de Italia>>.

Dicho lapsus ha disparado las alarmas en Londres, pero también en Bruselas, y ya se cuestiona la idoneidad de Johnson para ocupar un cargo de tan altas responsabilidades, y en un momento tan crucial. Algunas fuentes ahora incluso dudan del prestigio de Johnson como hombre erudito y de facilidad de expresión. <<Nunca ha tenido ninguna de esas virtudes —apuntó un conocido parlamentario escocés—, es sólo que, con su figura física, hipnotizaba al público. Usted coja cualquier discurso escrito de Boris Johnson, y los encontrará plagado de errores e inexactitudes de todo tipo, y además comprobará que están construidos sobre una estructura oratoria torpe y poco eficaz. Otra cosa es escucharlo en vivo: hipnotiza con su figura, con su cara extraña, pero sobre todo por el cabello, y así es que el público obvia todos sus errores>>.

Minutos después de haber terminado su alocución, y luego de haberse marchado, volvió al recinto donde aún se encontraban algunos periodistas, y apresurado pidió excusas por el lapsus que había sufrido. <<Es imperdonable y lo lamento de veras. Sin embargo —y sin que esto sirva como excusa— creo que la confusión puede tener algún fundamento basado en las similitudes de ambas regiones: ambas son las zonas más ricas de sus respectivos países, de Italia y de… y del Estado español; ambas quieren liberarse del yugo que las oprime localmente, y también de la Unión Europea. Ambas regiones gozan de poderosos partidos libertadores. La Padania, igual que Cataluña, siempre ha padecido de la llegada masiva de extranjeros —tal vez no polacos, pero sí italianos, en un caso, y españoles, en el otro; gente distinta—. Y la Padania y Cataluña, ambas, han padecido de un saqueo masivo estructural a través de los siglos, a manos de los burócratas de la capital. Roma los roba, España los roba, Bruselas nos roba a todos, y los extranjeros siempre se aprovechan. Tal vez eso explique mi lapsus. Pido disculpas de nuevo>>.

Últimamente no parece salirle ninguna cosa al derecho a Boris Johnson, quien, recordemos, fue uno de los principales líderes en la campaña a favor del Brexit, y ganó el Brexit… Luego, retirándose, creyó verse libre de las responsabilidades consecuentes a sus actos (a Cameron, hace un par de días se le grabó cuando tarareaba de alivio en su último día en Downing Street), pero al final no fue así: se le ha encargado, y no ha podido rechazarlo, el ahora difícil y hasta tortuoso cargo de Ministro de Exteriores del Reino Unido, lo cual, desde luego, se parece mucho más a un castigo, que a una recompensa. El hombre que aspiraba a todo, que alentaba metas de dimensiones imperiales grecolatinas, se ve ahora en estas oscuras tesituras.

No son pocos los que achacan su lapsus de hoy, no a las posibles y hasta evidentes semejanzas entre Padania y Cataluña, sino al grado de aturdimiento y ofuscación en que se encuentra sumido el flamante nuevo ministro de Exteriores. Por eso, y porque tal vez teme que también se filtre a la prensa el sueldo de su peluquero personal.

One thought on “Boris Johnson se confunde y ubica a Cataluña en el norte de Italia

  • Anda que este besugo tiene tela y lo nombran ministro de exteriores yo nose para que quiere ese cholon que tiene que no sepa dónde está Cataluña tiene cojones.

Deja una respuesta