Pablo Cascado, cabreado con obispos y empresarios por apoyar los indultos a los presos del Procés.

News

«Pues ahora me haré ateo y comunista, ‘pa’ que se fastidien», afirmó el líder de los populares.

El líder del Partido Impopular, Pablo Cascado, ha manifestado en las últimas horas su malestar ante las declaraciones de algunos destacados representantes de obispos y empresarios catalanes, los cuales que habrían expresado en público su apoyo a la concesión de indultos, por parte del Gobierno, a los líderes separatistas condenados por el Tribunal Supremo por delitos de sedición a raíz de los hechos de septiembre y octubre de 2017.

“¿Así me pagan mis desvelos por proteger los intereses del gran capital y de la Iglesia Católica, que, diga lo que diga la Constitución, es la única verdadera que existe?”, ha declarado con indignación, ante los medios de comunicación, el señor Cascado. “¿Acaso no he defendido siempre el despido libre, los colegios concertados de élite segregados por sexos y de misa diaria, y no me he opuesto con todas mis fuerzas al aborto, la eutanasia y el matrimonio homosexual, que es una mariconada? Pues ahora pienso hacerme comunista, homosexual y ateo, hala. ‘Pa’ que se jodan.”

A estas declaraciones del señor Cascado ha contestado rápidamente Monseñor Juan José Mamella, alto representante de la Conferencia Episcopal del Estado Plurinacional de las Iberias y las Españas y de la República Montserratina de Catalunya, con el siguiente razonamiento: «El señor Casado no ha entendido que la Iglesia Católica, por su propia naturaleza, ha de ser universal. Eso quiere decir que tenemos que tener gente metida en todos los partidos políticos y en todos los sitios donde se corta el bacalao para estar siempre cerca del poder, gane quien gane y peti qui peti. En tiempos de Franco teníamos al Opus metido hasta las trancas en el Gobierno, a la vez que los pistoleros de ETA se formaban en nuestros seminarios y los curas vascos de pueblo los ayudaban a pasar a Francia, que para eso eran buenos chicos y buenos cristianos. El pujolismo también se gestó en Montserrat, a los pies de la Moreneta, a la vez y en la misma medida que se nutría de Banca Catalana. Tenemos gente en el PSOE, en el PP, en las diversas ex-Convergències y en Esquerra Republicana, con ese líder llorica que se parece a Little John, al fraile gordo de Robin Hood, y que siempre ha tenido un discurso jesuítico y alma de monaguillo. En tiempos tuvimos hasta gente infiltrada hasta en el PCE, como el Alfonso Comín; pero ése nos salió rana, acabó haciéndose de verdad comunista. Menos mal que el hijo ha salido más razonable.»

         “El señor Cascado, mejor que nadie, debería entender que los empresarios podemos tener el corazoncito en Waterloo, las fábricas en Singapur, los clientes en Madrid o en Segovia y el capital en las Maldivas.”

El líder de los empresarios catalanes, don Áureo-Creso Calerons i Punytancat, ha declarado por su parte: “Lamentamos haber defraudado las esperanzas que el Sr. Casado haya depositado en nosotros, y que haya malinterpretado el hecho de que, en cuanto comenzó el ‘Procés’, huyésemos todos con nuestras empresas, como alma que lleva el diablo, de la situación de inestabilidad institucional que se creó en Cataluña. Pero es que él, mejor que nadie, debería entender la naturaleza del capitalismo moderno, y saber que nosotros, los empresarios, podemos tener el corazoncito en Waterloo, las fábricas en Singapur, los clientes en Madrid o en Segovia, y el capital en las Maldivas.”

Fuentes próximas a Charnego News nos han confirmado que, entre las bases más militantes del Partido Impopular, y sobre todo de las de Nuevas Degeneraciones, ya están circulando consignas para asaltar el edificio de la Bolsa y quemar Iglesias y conventos, en represalia por la traición del gran capital y la Iglesia a la sacrosanta unidad de la Patria. “España, antes roja que rota”, dicen que se ha oído como un clamor en sus sedes. No se ha podido confirmar, sin embargo, a estas horas, si en las citadas acciones participarían también militantes de VOX ataviados con camisa azul y correajes, en defensa de una Revolución Nacional-Sindicalista para España, y con fotos de Franco y de Lenin. Tampoco se ha podido confirmar si los intelectuales Diego Fusaro y Jorge Verstrynge apoyarían dichas acciones, pues parece ser que ambos se hallan todavía a la espera de lo que les ofrezcan desde la contraparte, como corresponde a figuras de la cultura comprometidas y de su talla.

Deja una respuesta