La patronal del sector eléctrico “amenaza” con cerrar las nucleares

News

“A partir de ahora, quien quiera pulpos mutantes radioactivos va a tener que ir a pescarlos a Fukushima”

Ante las anunciadas medidas del Gobierno español para limitar por ley los beneficios de las empresas suministradoras de electricidad, tras la exorbitante escalada en el precio del recibo de la luz durante este verano, la patronal del sector eléctrico ha amenazado públicamente con cerrar las centrales nucleares españolas, como medida de presión contra la que consideran una agresión intolerable contra la libertad de mercado.

Según los empresarios del sector, el margen actual de beneficios de las empresas eléctricas no sólo no es excesivo –a pesar de ser la factura de la luz española la más cara de Europa–, sino que apenas llegaría para compensar los costes de producción actuales, ante lo cual una reducción por ley de dichos beneficios les obligaría a cerrar algunas de las instalaciones actualmente en funcionamiento, lo que reduciría la oferta de energía disponible y provocaría, a medio plazo, un aumento aún mayor de los precios.

En concreto, el portavoz de la patronal del sector, don Julio Voltios Dosamperios, se ha sincerado con Charnego News afirmando que “Hace años que nuestras centrales nucleares son deficitarias y están obsoletas, y tan sólo las mantenemos abiertas por llevar la contraria a los perroflautas ecologistas, a ver si se van a pensar que pueden ser ellos los que nos impongan la agenda y vamos a hacer lo que a ellos les dé la gana. Pero si ahora no podemos seguir forrándonos cobrando por la luz lo que nos salga de la pera, que para eso vivimos en una democracia capitalista y no en Corea del Norte como le gustaría a este Gobierno social-comunista, no vamos a tener más remedio que echar la persiana a nuestros pequeños Chernobiles en potencia, y a ver qué hace luego la gente sin ellos.”

“Hace años que nuestras centrales nucleares son deficitarias y están obsoletas, y tan sólo las mantenemos abiertas por llevar la contraria a los perroflautas ecologistas.”

A la pregunta de nuestros reporteros de si ello no constituiría un avance en el proceso de transición ecológica que debe afrontar nuestra economía, hacia unos modelos más verdes y sostenibles, don Julio Voltios afirmó vehementemente:

“¡De eso nada, monada! La energía atómica es la más ecológica del mundo mundial. Porque, no sólo contribuye a la reducción en la emisión de gases de efectos de invernadero, de esos de los que tanto se habla ahora, sino que además ha contribuido más que ninguna otra al aumento de la biodiversidad en nuestros campos y nuestras costas. ¿Sabe usted la cantidad de nuevas variedades mutantes de congrios, meros, rodaballos, caballitos de mar y tortugas con cinco aletas y cuatro ojos que han aparecido desde que las centrales de Ascó y Vandellòs enriquecen con sus aportaciones de aguas de refrigeración de sus reactores nucleares a nuestro querido litoral mediterráneo? A partir de ahora, y si nos obligan a cerrarlas, el que quiera pescar pulpos mutantes radioactivos va a tener que ir a buscárselos a Fukushima. Y si no, que se aguanten con las sardinitas esmirriadas de toda la vida.”

Y dicho esto, nos dio un fuerte apretón de manos con dos de sus tentáculos dotados de garfios y ventosas, y de un ágil salto con sus ancas de rana se sumergió de nuevo en las límpidas aguas del Puerto Olímpico de Barcelona, donde nos había citado para la entrevista.

Deja una respuesta