Revelados por fin los secretos del espionaje de “Pegasus” a los líderes independentistas

News

Artadi no dimite por sus contactos con Putin, sino porque los bolsos de Gucci los compró en el top-manta

 

Tras la reunión de la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso de los Diputados de la semana pasada, y el posterior y fulminante cese de la directora del CNI, Paz Esteban, comienzan por fin a filtrarse a la opinión pública algunas de las secretísimas informaciones que se ventilaron en dicha instancia parlamentaria, relacionadas con el supuesto seguimiento a destacados líderes independentistas a través del sistema de espionaje informático “Pegasus”.

En concreto, se había especulado sobre si alguna de las informaciones obtenidas por los servicios secretos españoles sobre el entorno de Puigdemont estaría relacionada con la inesperada decisión de la dirigente de Jx3%, Elsa Artadi –hecha pública al mismo día siguiente del cese de Paz Esteban–, de abandonar todos sus cargos políticos e institucionales y de no presentarse a las próximas elecciones municipales como cabeza de lista de su partido por Barcelona, puesto para el que ya había sido elegida en unas primarias en las que fue única candidata.

La glamurosa lideresa de la derecha nacional-populista catalana –sobre la cual ya desveló en su momento Charnego News que era, en realidad, la gemela criogenizada de Clark Kent y que su auténtico nombre kriptoniano era Sa-El, hija de Jor-El y hermana de Kal-El– se presentó el pasado viernes 6 de mayo ante sus seguidores y ante los representantes de la prensa amiga para anunciar la decisión de su retirada, moqueando entre lágrimas y exclamando “Prou, prou, no puc més!” (“¡Basta, basta, no puedo más!”), en una escena que parecía sacada de un culebrón brasileño doblado al catalán para TV3. Según ella, dicha decisión ha sido debida a unos misteriosos “motivos personales” que, parece ser, no tendrían nada que ver con la política, aunque casualmente hayan coincidido en el tiempo con las recientes decisiones del exiliat ex-president Cocomocho Puigdemont y del represaliat ex líder de ANC Jordi Sánchez de abandonar también sus respectivos cargos en el partido.

La glamurosa ex alcaldable kriptoniana se presentó ante la prensa moqueando entre lágrimas y exclamando “Prou, prou, no puc més!”, en una escena sacada de un culebrón brasileño.

Tanto misterio había llevado a muchos a especular con la idea de que la renuncia de Artadi estuviese relacionada con los contactos que el entorno del ex-President Puigdemont –y, en concreto, la misma Artadi–, había tenido con agentes del presidente Vladimir Putin en el entorno de la declaración de independencia del 2017, y la supuesta oferta de 10.000 soldados rusos que el dirigente ruso habría realizado a los líderes prusesistas para respaldar a la presunta nueva República Catalana.

Pero la realidad ha resultado ser mucho más escalofriante: La dimisión de Artadi no se habría debido a la revelación de sus contactos conspiratorios con los agentes secretos rusos para convertir a Cataluña en una prolongación de las repúblicas del Donbass, sino al hecho –puesto también al descubierto por Pegasus– de que la mayoría de los supuestos bolsos de Gucci de la alcaldable kriptoniana no serían más que burdas imitaciones baratas adquiridas clandestinamente en el top-manta de la Plaza de Cataluña.

Según informaciones procedentes directamente del CNI, la confesión delatora se habría producido durante una conversación telefónica entre Sa-El Artadi y la molt honorable Laura Burrás, en la que la alcaldable kriptoniana se habría sincerado con la Geganta del Parlament y habría afirmado: “Yo siempre he servido con lealtad y honor a Cataluña, hasta el extremo de haber renunciado a mis bolsos de Gucci legítimos para poder contribuir económicamente a la financiación del Consell de la República y al mantenimiento de la Casa-Santuari de nuestro adorado presidente Puchi en Waterloo. Y no como tú, que eres una garrepa.”

«Yo he renunciado a mis bolsos de Gucci para poder financiar la Casa de Puchi en Waterloo y al Consell de la República. Y no como la Burrás, que es una garrepa.»

Otros impactantes secretos de Estado que podrían salir a la luz con el espionaje de Pegasus son que el flequillo a lo Beatle de Carles Puigdemont se consiguió gracias a un trasplante clandestino de pelo realizado en Transilvania, durante una de las visitas a la familia de su consorte Marcela Sopor, o que la fulgurante carrera hacia la Moncloa de Pedro Sánchez se inició gracias a los servicios de cama prestados a la Duquesa de Alba, cuando todavía militaba en las juventudes socialistas madrileñas.

Deja una respuesta