“La Moraleja tiene todo mi apoyo si se quiere autodeterminar”

News

Pablo Catedrales Turrión, consecuente con sus palabras sobre el referéndum unilateral de Cataluña, declara que el derecho a decidir es un derecho universal de todos los pueblos.

“Es evidente que nosotros no queremos que los de La Moraleja dejen de ser españoles, pero ¿quién soy yo para impedirles votar lo que ellos quieren ser? Si los moralejanos se movilizan para independizarse están en su derecho de hacerlo. Será la insensibilidad de las autoridades municipales, autonómicas o “estatales”, las que con su inmovilismo provoquen la acción legítima de los ciudadanos.”

Con estas contundentes palabras respondía Pablo Catedrales a nuestra reportera de Charnego News cuando insistía sobre que comunidades tienen “derecho a decidir”. Aclaraba que “todos los pueblos tienen derecho a la autodeterminación”.

Dada la insistencia de la reportera para que nos aclarar qué es un pueblo, algo fuera de sí y aludiendo al alto coste de los shorts fashion que lucía nuestra colaboradora, que la emparentaba con la casta/trama/mafia/arriba, acabó por contestar que “un pueblo lo definen sus componentes a partir de una voluntad manifestada públicamente de serlo” … “y chipum” añadió. Esto llevó a plantearle las reclamaciones que tienen algunos barrios acomodados de Madrid o de Barcelona, los cuales tienen un sentimiento de identidad muy acusado basado, fundamentalmente, en el diferente poder adquisitivo de sus habitantes. Ante esta inquisitiva pregunta, salió a relucir el profesor que anida en un lugar recóndito de su cerebro, ofreciendo una disertación de dos horas ininterrumpidas en las que abordó desde los escritos apócrifos de Lenin hasta Gramsci, pasando por Laclau. Tras varios cabezazos, nuestra intrépida reportera atreviose a interrumpir la lección magistral –llena, eso sí, insultos a diestro y siniestro– con un “ostentóreo” cruce de piernas que dejó momentáneamente seca la boca del ponente, y preguntole: “¿entonces, si los de Nou Barris tienen derecho a decidir, ellos no se segregarán de España?” Tras un largo trago a la Coca-Cola de su compañero Ramón Espinar, solo pudo decir.

“¡Coño, pues Sí!”.

Deja un comentario